La Cueva del Tesoro, el desconocido atractivo de Málaga que te dejará con la boca abierta

Adéntrate en la única cueva de origen submarino visitable de Europa y maravíllate por su belleza, un destino a escasos kilómetros de la ciudad de Málaga, ideal para todos los públicos.

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Turismo Andalucía

En el mundo sólo existen tres cuevas de origen submarino visitables, con la suerte de que una de ellas se encuentra en Europa, más concretamente a tan sólo trece kilómetros del centro de Málaga, en el municipio de Rincón de la Victoria.

Turismo de Andalucía

La Cueva del Tesoro, antes llamada Cueva del Higuerón, lo tiene todo: encanto, belleza, valor histórico, interés arqueológico… Una verdadera tentación para todo tipo de personas, dada su accesible ubicación, un aparcamiento sin coste, el bajo precio de la entrada – algo más de cuatro euros el billete general, con descuentos para niños, jóvenes, estudiantes o jubilados, y los lunes con visitas gratuitas -, y un recorrido de fácil tránsito por sus pasadizos.

Turismo de Andalucía

El interior de la cueva presenta un precioso conjunto de galerías, creado geológicamente en el Jurásico, que emergió por encima del nivel del mar y fue moldeándose poco a poco gracias a las filtraciones de agua dulce, lo que fue generando diversas formaciones que son características de las cuevas de origen terrestre.

Varias salas subterráneas, con una superficie de 2795 metros cuadrados, cuya visita nos ocupará en total menos de una hora, nos ofrecen diferentes atractivos que van desde un espectacular panorama de formas y colores hasta unos pequeños lagos en los que el discurrir del agua, sostenido por el silencio reinante en la gruta, produce magníficas sensaciones; todo ello aderezado con intrigantes y fascinantes leyendas.

Turismo de Andalucía

Leyendas como la que da nombre a la cueva, la del tesoro que supuestamente fue escondido en estas cavidades por el último rey de la dinastía almorávide, allá por el siglo XII, y que nunca se ha llegado a encontrar.

Turismo Andalucía

Un tesoro jamás hallado, aunque no haya sido por falta de intentos, como los que llevó a cabo Antonio de la Nari, oriundo de Suiza, durante las primeras décadas del siglo XIX, quien fue abriéndose paso mediante explosiones provocadas, fruto de las cuales falleció en 1847 tras ser alcanzado por una de ellas.

Tal fue la impronta que dejaron sus prospecciones que durante mucho tiempo este lugar pasó a ser conocido como la «Cueva del Suizo».

Turismo de Andalucía

Otro de los principales protagonistas de la historia de este rincón malagueño fue Manuel Laza Palacio, quien realizó hasta su muerte el que, hasta la fecha, ha sido el más exhaustivo estudio del lugar. Fruto de sus esfuerzos fue descubierto un candil de cerámica con seis monedas de oro almorávides, un pequeño guiño de aquel gran tesoro ocultado en las entrañas de estas rocas.

Y es que es normal que la Cueva del Tesoro esté cargada de este aura legendaria, pues fue un lugar mágico y venerado desde muy antiguo, como en los tiempos en que se cree que pudo constituir uno de los principales santuarios prehistóricos del sur del Mediterráneo, consagrado a la diosa lunar Noctiluca.

Turismo de Andalucía

Sea por ello o por otros motivos, la tradición marca aquí también el punto preciso donde Marco Licinio Craso, el famoso general que ajustició a Espartaco, se ocultó huyendo de la represión de Lucio Cornelio Sila, cónsul de Roma en aquel momento, tras enfrentarse a él. 

Creencias y leyendas que se entremezclan con la historia más rigurosa de este complejo subterráneo en el que han sido encontrados restos neolíticos y pinturas rupestres, mostrándonos en la actualidad un asombroso espacio geológico e histórico donde vivir una muy interesante experiencia y, quién sabe, si llegar a localizar el escurridizo tesoro de la cueva.