Cuatro museos imprescindibles del País Vasco

Hay cuatro museos en el País Vasco donde aprender pintura es una excitante aventura cultural. El primero es el Guggenheim, el más famoso de los cuatro y el más moderno. Le sigue el Bellas Artes de Bilbao, una de las pinacotecas más reconocidas de España. El San Telmo de San Sebastián y el Bellas Artes de Vitoria son una invitación a conocer la pintura vasca de los últimos tres siglos. 

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: _ultraforma_ / ISTOCK

1. Museo de las Bellas Artes de Bilbao 

Fundación Museo Bellas Artes de Bilbao

Hace ciento diez años que abrió sus puertas el Museo de Bellas Artes de Bilbao y hoy día es una de las pinacotecas más importantes de España. Envuelto por las reformas y ante un ambicioso proyecto de ampliación, la gran pinacoteca del País Vasco acoge estas fechas de Navidad impactantes propuestas. “Después del 68” es el título de una exposición de arte y prácticas artísticas desde esa fecha hasta nuestros días. 

Junto a ella destaca la muestra del escultor Juan Muñoz y la donación de la pieza titulada Bilbao del genial Richard Serra. “El alfabeto del Museo de Bilbao” es la otra gran exposición que estos días acoge el edificio antiguo, comisariada por el escritor vasco Kirme Uribe que ha buscado en las letras del alfabeto el modo de representar las riquezas que encierra la gran pinacoteca bilbaína.

2. Guggenheim

_ultraforma_ / ISTOCK

Si hay un museo que en España haya cambiado el rostro de una ciudad ese es, sin duda alguna, el Guggenheim. El impactante e icónico edificio que el norteamericano Frank Ghery levantó a un lado de la ría cambió para siempre la cara de Bilbao. Aquel edificio de titanio y curvas puso a la capital vizcaína en el mapa y modificó para siempre el futuro de sus vecinos.

A la colección permanente del museo, que reúne obras maestras fechadas desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días, en estas fechas de Navidad hay que destacar la retrospectiva del genial Alberto Giacometti y la exposición titulada “De Van Gogh a Picasso, El Legado Thannhauser” que reúne telas memorables de la Francia de entre finales del XIX y principios del siglo XX. 

3. Museo de San Telmo

JJFarquitectos / ISTOCK

San Telmo fue un convento dominico del siglo XVI convertido siglos después en el principal museo de San Sebastián. Abre sus puertas a los pies del monte Urgull, junto al casco viejo, entre las aguas del Cantábrico. Es un museo de la historia del País Vasco y su apasionante colección de bellas artes es un paseo por la pintura de aquella cultura. La ampliación que hicieron los arquitectos cordobeses Nieto y Sobejano dio al centro expositivo un aire de internacionalidad en su forma y en sus fondos.

A las colecciones permanentes se une estos días de Navidad la exposición temporal titulada “La invención del cuerpo”, desnudos, anatomía y pasiones, un recorrido por la pintura del renacimiento a la ilustración por alguno de los pintores más sobresalientes de aquellas corrientes artísticas. 

4. Museo de las Bellas Artes de Álava

Diputación Foral de Álava

El Museo de Bellas Artes de Álava abre sus puertas en el historicista palacio de Augustin-Zulueta de Vitoria. Abrió sus puertas como centro expositivo en 1942 y desde entonces buscó un hueco entre las grandes colecciones de pintura española de los siglos XVIII y XIX. Con los años se hizo de una notable colección de arte vasco de los años 1850-1950. Sus colecciones de arte religioso figuran entre las más valiosas del país.

Prueba de ello es la exposición temporal que estos días permanece abierta, titulada “El Cristo Crucificado de José de Ribera en el Patrimonio de Álava”. Otra de las muestras temporales profundiza en la vida y obra del pintor vizcaíno Anselmo Guinea Ugalde.