Cuatro de cada diez viajes entre Madrid y Valencia serán en AVE

Los madrileños tendrán este año la playa a sólo hora y media de su domicilio. El nuevo AVE va a transformar en 2011 la actividad turística de todas las ciudades ahora conectadas por la alta velocidad, muy especialmente la de Madrid y Valencia.

Mariano López

?"Ahora sí, los madrileños ya pueden decir que tienen playa", afirmó el presidente de la Confederación de Hostelería y Turismo de la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Gelabert, el pasado mes de diciembre cuando se inauguró el nuevo AVE. La Comunidad Autónoma de Madrid es el mercado emisor regional más importante de España en los períodos vacacionales, sobre todo en verano, según los datos de Frontur, y la Valenciana la principal Comunidad receptora del turismo originado en Madrid. Este año, ambas comunidades van a fortalecer, aún más, sus estrechos lazos turísticos. El tren de alta velocidad va a transformar la actividad turística de todas las ciudades conectadas a través de la nueva línea, pero en especial la relación entre Madrid y Valencia. El AVE sustituirá al 55 por ciento de los trayectos entre ambas ciudades que se realizaban hasta ahora en avión, al 25 por ciento de los que se efectuaban en coche y al 5 por ciento de los viajes en autobús. Se calcula que cuatro de cada diez desplazamientos entre Madrid y Valencia se realizarán ya este año en el AVE, que conecta el centro de Madrid con el centro de Valencia, el Museo del Prado con el IVAM, L''Oceanogràfic o el Bioparc, en sólo 1 hora y 35 minutos.

Un total de treinta trenes AVE diarios, 15 por sentido, con una oferta media diaria de 10.950 plazas, circulan entre Madrid y Valencia desde el pasado 19 de diciembre. Once de estos trenes son directos, mientras que los otros cuatro servicios paran en las estaciones intermedias, Cuenca y Requena-Utiel, y completan su trazado en una hora y cincuenta minutos. El pasado mes también comenzó a circular el tren AVE entre Toledo, Madrid y Albacete, una nueva relación que permite la conexión de alta velocidad de Toledo, capital de Castilla-La Mancha, con dos importantes ciudades de la misma Comunidad Autónoma: Albacete y Cuenca. El tiempo del viaje de alta velocidad entre Toledo y Cuenca es de 1 hora y 28 minutos. Renfe ha destinado al AVE entre Madrid y Valencia el modelo S-112, uno de sus trenes más avanzados. Está diseñado para circular a 350 kilómetros por hora, pero se estima que la velocidad máxima que alcanzará en la nueva línea será de 300 kilómetros por hora. En el límite de las provincias de Cuenca y de Valencia, el tren atraviesa el Viaducto de Contreras, de 587,25 metros de longitud y 14,2 metros de anchura. Este viaducto alberga el mayor arco de hormigón de un puente en toda la red ferroviaria europea: un arco con 261 metros de luz que se apoya sobre seis pilares de 37 metros de altura. El túnel más largo de la línea es el túnel de la Cabrera, con 7.250 metros. La construcción de este túnel ha batido siete récords mundiales de excavación con tuneladora.

Moneo en Atocha. Parte de las inversiones que ha requerido la nueva línea corresponden a las estaciones realizadas por Adif. La nueva estación de Madrid, obra de Rafael Moneo, aún inacabada, supondrá una inversión de 500 millones de euros. Cuando se complete, podrá recibir hasta 36 millones de pasajeros. La estación de Albacete, en la que se han invertido 42,5 millones de euros, acogerá el centro de control de toda la línea de alta velocidad entre Madrid, Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana y Murcia. La estación de Requena-Utiel, que ha costado 14 millones de euros, es la primera de España que permite obtener la tarjeta de embarque y acceder al tren con una aplicación del teléfono móvil. La inversión en la línea entre Madrid y Valencia, después de más de diez años de trabajos, se estima en 12.410 millones de euros.

Más información en www.renfe.com