Los nachos se inventaron en Piedras Negras y los inventó... Nacho

Este 2023 se cumplen 80 años de la creación de uno de los 'snacks' más populares y esta es su fascinante historia

María Escribano
 | 
Foto: iStock / ISTOCK

El 15 de agosto de 2019 un hombre llamado Ignacio Anaya García aparecía en forma de doodle en la página principal de búsquedas de Google. Era el 124 aniversario de su nacimiento y el artista Alfonso de Anda fue el encargado de diseñarlo. En él se veía a un camarero creando uno de los snacks más famosos del mundo entero: los nachos. Su historia es fascinante.

Creador de los Nachos Piedras Negras Ignacio Anaya
'Doodle' homenaje a Nacho Anaya.  | Alfonso de Anda

Ignacio Anaya García nació el 15 de agosto de 1895 en Manuel Benavides, un pueblo del estado mexicano de Chihuahua. Conocido por todos como Nacho, en 1943 se encontraba trabajando como maître del Club Victoria, un popular restaurante en la ciudad fronteriza entre Estados Unidos y México de Piedras Negras, en el estado de Coahuila.

Vista aérea de la estación de cruce fronterizo entre Piedras Negras e Eagle Pass. 
Vista aérea de la estación de cruce fronterizo entre Piedras Negras e Eagle Pass.  | halbergman / ISTOCK

Dos de sus hijas, Elia Margarita y Norma Antonia, revelaron que un grupo de mujeres estadounidenses, esposas de soldados de la cercana Base Aérea del Ejército de Eagle Pass, se detuvo en el Club Victoria para tomar algo. En ese momento no se hallaba ningún cocinero en el club porque era una hora entre la comida y la cena, así que su padre Nacho les improvisó un refrigerio. Se metió en la cocina y derritió queso de Wisconsin rallado sobre unas rodajas de jalapeños y totopos (la famosa tortilla de maíz tostada mexicana) creando lo que él denominó el “Nacho’s Special” (el especial de Nacho).

Nachos
Plato de nachos.  | AnnaPustynnikova / ISTOCK

Así lo contaba con detalle su propio hijo, Ignacio Anaya Jr.: “Mi padre, que era el maître del local, les dijo: ‘Dejadme preparaos algo rápido’. Se fue a la cocina, cogió las tortillas, les ralló un poco de queso (el de Wisconsin, el redondo) y las puso debajo de la salamandra [la máquina para hostelería donde se mantienen calientes los platos ya cocinados] y las sacó después de un par de minutos, con todo derretido, y les puso una rodaja de jalapeño”.

Y más:

-México: ¿Por qué todos amamos su cocina?

-México más allá de Chichén Itzá: otras cinco ruinas mayas de obligada visita

Como ha ocurrido con otros platos famosos, los nachos especiales de Nacho gustaron mucho y enseguida se corrió la voz de que se servían en el Club Victoria. Este los incluyó en su menú y hasta apareció la receta en un libro de cocina estadounidense en 1949. Pronto, otros locales de la ciudad imitaron la fórmula y se pusieron a vender nachos. En 1961, cuando el Club Victoria cerró, Nacho abrió su propio local y lo llamó, ¡sorpresa!, El Nacho.

Eso sí, Nacho nunca patentó su creación; modestamente dijo que solo se trataba de un refrigerio para mantener contentos y bien alimentados a sus clientes. Sin embargo, los nachos han dado pie hasta a un festival, el Nacho Fest Piedras Negras, que se celebra cada octubre en Piedras Negras alrededor del día 21, Día Internacional del Nacho. Además, en la localidad hay una placa en honor a su inventor y en diciembre de 2022 los habitantes de Piedras Negras se reunieron para crear el nacho más grande del mundo.

Hoy, 80 años después, su legado sigue más vivo culinariamente que nunca y conocer su historia es también descubrir la localidad de Piedras Negras.

Qué ver en Piedras Negras

La localidad de Piedras Negras, que recibe su nombre de la acumulación de ricos metales carboníferos en el lugar (piedras presentes también en su escudo), cuenta con tres famosos puentes fronterizos con Estados Unidos. Desde ellos es posible admirar el cuarto río más largo de América del Norte, el Río Bravo, que después de atravesar el estado de Nuevo México se convierte en la frontera natural entre México y Estados Unidos.

Vista aérea Río Grande hacia México
Vista aérea, a través del Río Grande, de Piedras Negras, desde Eagle Pass, Texas. | halbergman / ISTOCK

El Club Victoria estaba situado en su día justo en la línea divisoria entre la ciudad de Piedras Negras y la ya texana Eagle Pass. Hoy el visitante encontrará en ese lugar una bandera monumental (el asta monumental más grande de Latinoamérica, con 120 metros de alto) situada en la Gran Plaza, centro neurálgico de la ciudad. Tiene más de 36.000 metros cuadrados y en su centro se encuentra el monumento Al vuelo, con golondrinas que giran y un juego de luces de noche.

Alrededor de la Gran Plaza se encuentran otros lugares de interés, como el Museo de la Frontera Norte (donde entender el origen de la frontera), el Museo del Niño, la Casa de las Artes y el acceso al Paseo del Río, situado entre dos de los puentes fronterizos y convertido en un corredor turístico donde practicar deportes o pasar un día de campo bajo los árboles.

Paseo del Río en Piedras Negras
Paseo del Río en Piedras Negras. | Mquirarte

Muy interesante también es la Plaza de las Culturas, que cuenta con réplicas de monumentos de las culturas mayas, olmeca y azteca, ¡hasta hay una Pirámide del Sol como la de Teotihuacán!

Entre los edificios religiosos destaca el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, varias veces reconstruida por culpa de incendios y otras vicisitudes.

Santuario Nuestra Señora De Guadalupe en Piedras Negras.
Santuario Nuestra Señora De Guadalupe en Piedras Negras. | Comisión Mexicana de Filmaciones