Costa Rica desde las profundidades del océano

El fondo marino es un lugar tan mágico como sorprendente.

VIAJAR
 | 
Foto: ALAMY

No son pocos los que opinan, la vida bajo el mar es mucho mejor que el mundo exterior. Peces de colores, arrecifes de coral, tortugas o tiburones son sólo un ejemplo de la biodiversidad que esconde el fondo marino de Costa Rica. Su extenso litoral, dividido en costa pacífica y caribeña, proporciona a los buceadores muchas posibilidades a la hora de practicar este deporte.

Concretamente, las zonas de buceo de Costa Rica se dividen en Pacífico Norte, Pacífico Central, Pacífico Sur y Caribe Sur. En cada una de ellas los ecosistemas, aunque similares, son en realidad diferentes por lo que bucear en varias en un mismo viaje hará de la experiencia una emocionante aventura.

ALAMY

El punto clave de Costa Rica para la práctica de buceo es el Pacífico Norte. Es aquí donde se encuentran la mayor parte de los operadores de buceo y enclaves míticos como  Playa Hermosa, Playas del Coco, Playa Ocotal e Isla Bolaños. También son típicas áreas como Bahía Santa Elena, Fila Playa Blanca y Bajo Meros, así como Punta Gorda, Bajo Tiburones, Isla Negritos, Isla Cabros e Islas Murciélago donde se puede bucear de marzo a noviembre con tiburones toro. Además, en Isla Despensa e Islas Catalinas la biodiversidad marina es única. Aquí es fácil nadar entre manta rayas diablo o rayas nariz de vaca y, en ocasiones, ballenas jorobadas, delfines y orcas pasean por sus aguas.

Bajando hacia el Pacífico Central se encuentran dos de las áreas de más fácil acceso para el buceo en Costa Rica: el Refugio Nacional de Vida Silvestre Curú e Isla Tortuga, en el golfo de Nicoya. Peces tropicales, tortugas, tiburones de arrecife o peces globo grandes son los habitantes del fondo marino de esta zona.

ALAMY

En la misma área pero de acceso más complicado nos encontramos con Isla del Coco, a 543 km de Cabo Blanco y nombrado por la Unesco Patrimonio Natural de la Humanidad en 1997. Lo cierto es que sus profundidades son un verdadero tesoro y hay quien no duda en catalogarlo como el mejor lugar del mundo para el buceo. Y es que aquí las inmersiones se hacen entre grandes animales como tiburón martillo gigante o tiburón punta blanca que habitan junto a animales endémicos como una de especie única de pez murciélago de labios rojos.

Ya en el Pacífico Sur, el lugar más representativo para el buceo es la Reserva Biológica Isla del Caño, a unos 20 km de la Bahía Drake, en la Península de Osa. Entre bancos de coral y una rica vida marina que incluye manta rayas, delfines, tortugas marinas, ballenas y una gran variedad de peces de colores es, sin duda, donde mejor se está.

Islitas Tres Hermanas y la zona marítima protegida del Parque Nacional Marino Ballena, son también zonas de buceo en el Pacífico Sur. En ellas, diferentes especies de colar y las ballenas jorobadas (en época de migración) son los protagonistas.

Al otro lado del país, las aguas del Caribe Sur se caracteriza por su misticismo, y es que pocos son los que han explorado a fondo sus formaciones coralinas que llegan a medir 11 metros en vertical y acoger a más de 123 especies diferentes de peces de colores. El Refugio de Vida Silvestre Gandoca Manzanillo y el Parque Nacional Cahuita son los mejores lugares para adentrarse en las aguas del Caribe.

ALAMY

Recomendaciones antes de bucear:

- El centro de buceo ha de estar afiliado a una de las organizaciones de buceo recreativo internacionales como por ejemplo PADI.

- El personal ha de estar capacitado y entrenado en buceo de rescate, oxígeno de primeros auxilios y primeros auxilios médicos.

-El centro ha de tener disponibles los registros de mantenimiento a equipo y compresor.

- El aire de su compresor ha de ser limpio.

- El barco debe contar con equipo de oxígeno en buen estado y con suficiente oxígeno; botiquín de primeros auxilios médicos; un miembro del personal entrenado en primeros auxilios médicos y el uso del equipo de oxígeno; agua potable; herramientas y recambios básicas; equipo de comunicación; bandera de buceo; plan de emergencia escrito de manera comprensible por todos, salvavidas para los buzos y el personal.

- Verificar la fecha de la última prueba hidrostática del equipo de buceo. Ésta debe estar visible en el tanque y debe tener menos de un año.

- Revisar las boquillas antes de salir a bucear.

// Outbrain