Costa Rica, el tesoro verde de Centroamérica

Ana G. Vitienes
 | 
Foto: Tim Pannell/Corbis

Existen pocas experiencias tan místicas como permanecer en silencio rodeado de un bosque de nubes en medio de la pluviselva. Los parques nacionales costarricenses de Santa Elena y Monteverde (www.visitcostarica.com) garantizan este éxtasis a casi cualquier hora del día. A 1.500 metros de altitud, el espectáculo se rodea de una fauna y una flora únicas, compuestas por más de cien especies de mamíferos, diez mil tipos de insectos y 2.500 familias de plantas. La temporada seca en Costa Rica, que se extiende desde diciembre a marzo, indica la época más cómoda para sumergirse en su verde rebosante. La última apuesta de este destino ecológico son los spas, que aprovechan la abundancia de aguas termales de origen geológico y pluvial. Bajo el impresionante volcán Arenal, enclavado en el parque homónimo al norte del país, en la Sierra de Tilarán, se distingue el Tabacon Grand Spa Thermal Resort (? 00 506 519 19 00 y www.tabacon.com), elegido como uno de los diez mejores del mundo. El pase de un día para disfrutar de sus lagunas y tratamientos, con almuerzo incluido, cuesta 45 €.