Ecoturismo en Costa Rica: los lodges y hoteles más "verdes" del mundo

No existe un destino igual para hacer realidad un viaje cien por cien verde y ecológico. El país más sostenible del mundo es, además de un catálogo de portentosos paisajes y fauna exótica, el lugar donde vivir un ecoturismo sin fisuras.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: GIANCARLOPUCCI

Su reconocido respeto al medio ambiente no solo pasa por tener más de un cuarto de su superficie protegida o producir toda su electricidad con fuentes renovables sino también por alumbrar un concepto de hotel que avala su orientación “eco-friendly” a través de la Certificación para la Sostenibilidad Turística (CST). Categorizados por Hojas (así como en gastronomía son Estrellas), se trata de alojamientos que comulgan el lujo con el cuidado de la naturaleza y que se esfuerzan en causar el menor impacto posible al entorno en este pequeño territorio que, sin embargo, concentra la mayor biodiversidad del planeta.

Luna Lodge

Península de Osa

VIAJAR

Su nivel cinco en CST es un detalle añadido a la cautivadora belleza que destila este hotel ecológico perfectamente armonizado con en el exotismo de la selva. Con un escenario natural difícilmente superable, los días transcurren tranquilos bajo la banda sonora de las cascadas del lugar y los bramidos de la fauna salvaje. Para mayor calma están las sesiones de yoga y los reparadores masajes. Más información en: lunalodge.com

Hotel Capitán Suizo

Playa Tamarindo

VIAJAR

El islote llamado Capitán que se divisa justo enfrente y la procedencia suiza de sus dueños han dado tan peculiar nombre a este exquisito hotel boutique escondido entre exuberantes jardines tropicales. Todas sus estancias, decoradas con artesanías regionales que demuestran también un compromiso social, miran al océano desde una terraza equipada con hamacas para alcanzar el relax absoluto. Más información en: hotelcapitansuizo.com

Hacienda Guachipelín

Guanacaste

Alamy

Su posición al pie del majestuoso volcán Rincón de la Vieja no solo le otorga un halo dramático sino que además permite el disfrute de múltiples actividades termales. Más allá del confort de sus habitaciones con muebles de madera elaborados a mano, esta hacienda centenaria pretende ser energéticamente autosuficiente, con el uso de paneles solares y la producción de electricidad a través de una rueda de agua. Más información en: guachipelin.com/es

Arenas del Mar

Quepos

JOSHUA ROPER

Allí donde la jungla se encuentra con el Pacífico se erige este refinado hotel en el que se hallará todo un derroche de lujo, pero, eso sí, al servicio de la Naturaleza y extremadamente cuidadoso con las especies autóctonas. Lujo que pasa por degustar un rico menú tradicional con productos orgánicos, elaborado por los habitantes de la comunidad, o por asistir a un atardecer de fuego desde un jacuzzi privado. Más información en: arenasdelmar.com

La Leona Ecolodge

Parque nacional de Corcovado

ARCTIC IMAGES / ALAMY

Situado de cara al mar y a pocos metros de la entrada a uno de los parques con mayor biodiversidad del país, sus agradables bungalós de madera son una lección de sencillez y de buen gusto. Abrazado por una naturaleza descomunal, todo en este hotel, incluidos los eco-tours que brinda a los huéspedes, está diseñado para minimizar el impacto ambiental y proteger los recursos tanto terrestres como marinos. Más información en: laleonaecolodge.com

Nicuesa Lodge

Península de Osa

GIANCARLOPUCCI

Inmerso en plena selva, el acceso a este hotel altamente comprometido con la sostenibilidad (cuenta, de hecho, con cinco Hojas CST) tan solo es posible en bote, con el que también se puede dar un paseo por el Golfo Dulce para avistar las ballenas jorobadas. Después, el descanso será perfecto en sus cabañas de corte rústico, que disponen de la ducha en el jardín para un mayor contacto con la espectacular Naturaleza que lo rodea.  Más información en: nicuesalodge.com

Lagarta Lodge

Península de Nicoya

VIAJAR

Su elegancia en sintonía con la Naturaleza y su posición privilegiada sobre dos ríos y rodeado de bosques y de playas hacen de este ecolodge un rincón único en la costa del Pacífico. Además de su propia reserva privada con magníficos manglares, las vistas a la puesta de sol desde sus piscinas infinity son un regalo para los sentidos. Su decoración, además, promueve el arte de las comunidades indígenasMás información en: lagartalodge.com