La Costa de los Dioses (y los 5 lugares que la hacen irresistible)

Los encantos de la punta de la bota italiana llevados a su máxima expresión

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Nemanja Peric | Unsplash

El volcán Estrómboli y el resto de las islas Eolias justo enfrente, el mar Tirreno cubriendo todo lo que abarca nuestra vista hacia el horizonte, playas de arena blanca y pequeñas calas donde el color de las aguas adopta tonalidades paradisíacas, pronunciados acantilados que nos regalan vistas espléndidas y poblaciones cargadas de historia y encanto… Estamos en la llamada Costa de los Dioses o Costa Bella, una porción del litoral italiano donde los elementos parecen confabularse para mostrarnos un escenario irresistible que hace honor a su nombre.

Christian Wiebel | Unsplash

Llegamos hasta el extremo sur de la bota italiana, en la región de Calabria, para recorrer los alrededor de cincuenta kilómetros de litoral entre Nicotera y Pizzo y descubrir los lugares más deslumbrantes de esta preciosa parte del mundo.

Tropea

Está considerada la perla del Tirreno y motivos no le faltan. De lo que sí estamos seguros es de que se trata de la población más conocida internacionalmente de la provincia de Vibo Valentia e incluso de toda Calabria, turísticamente hablando.

graemenicholson / ISTOCK

Es la postal por excelencia de la Costa de los Dioses, gracias al espectacular telón de fondo de los edificios del casco antiguo asomándose al precipicio de los blancos acantilados de esta franja costera, sumado a la bellísima presencia del promontorio donde se alza el santuario de Santa Maria dell’Isola.

Capo Vaticano

El faro del cabo Vaticano nos señala, a poco más de una decena de kilómetros hacia el sur de Tropea, la existencia del punto donde se sitúa la intersección de los golfos de Santa Eufemia y Gioia.

Salvideo / ISTOCK

Allí, junto a lujosas casas de veraneo y establecimientos hoteleros, nos espera una sugestiva panorámica desde un parque-mirador en el que son protagonistas las palmeras.

Se trata del mirador más famoso de toda esta porción de la costa italiana, no solo por las maravillosas vistas que nos permite contemplar, sino por la posibilidad de observar tanto las islas Eolias como el Monte Etna.

Costa de Zambrone

Hacia la parte oriental de Tropea se extiende un enorme arenal que se asocia tradicionalmente con Zambrone, a pesar de contar con varios nombres en los distintos tramos que presenta.  

Nos encontramos en el corazón del conocido como «cuerno de Calabria» y aquí se localizan algunas de las playas más atractivas de la Costa de los Dioses.

font83 / ISTOCK

La fina arena blanquecina que pisamos en este paraíso litoral y las aguas cristalinas en primera línea costera han ayudado a colocarlo entre los más apreciados de toda Italia.

Playa de Parghelia

Hablando de playas, en la Costa de los Dioses es imprescindible hacer referencia a la de Parghelia, otro idílico espacio aunque de tamaño mucho menor.

maudanros / ISTOCK

A tiro de piedra de Tropea, en este caso destaca por su incomparable telón de fondo abrazando la playa, pleno de verdor, así como por la presencia de numerosas rocas diseminadas en el arenal y varios afloramientos que emergen en la orilla, creando un paisaje formidable. Un lugar de incomparable belleza, sin lugar a dudas.

Zungri

Entre Tropea y Zambrone, pero avanzando hacia el interior, se encuentra un punto completamente diferente a la visión que hasta ahora hemos ido recogiendo de la Costa de los Dioses.

Fyletto / ISTOCK

Zungri es una localidad de unos dos mil habitantes que, además de constituir el último municipio del país por orden alfabético, cuenta con un complejo troglodita de más de un milenio de antigüedad que se extiende por una ladera, en el que es posible encontrar más de un centenar de dependencias de diferentes usos que fueron excavadas en su día por los monjes basilianos.

Una auténtica joya del pasado, única en Calabria, cuya buena conservación merece la pena una visita.