Cosas y sitios de los que disfrutar en Salvador de Bahía

La ciudad "negra" de Brasil por excelencia posee entre sus calles y edificios numerosos atractivos que no dejarán indiferente al visitante.

Foto: Stuart Westmorland/Corbis

Dividida en dos áreas, Ciudad Alta y Ciudad Baja, fue llamada oficialmente Sao Salvador de Bahía de Todos los Santos. La mezcla de su pasado portugués junto con los orígenes africanos de la mayoría de la población se huele, se ve y se siente en el ambiente.

En la Ciudad Alta se encuentra el Pelourinho, el casco histórico y colonial de la ciudad. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en la década de los ''80 y su historia está íntimamente ligada con la de la ciudad ya que fue aquí donde se fundó Salvador de Bahía en 1549.

Uno de los principales atractivos del Pelourinho son sus edificios de estilo barroco colonial portugués de los siglos XVI, XVII y XVIII. De entre todos destacan la Catedral de Salvador -iglesia jesuita del siglo XVII y de estilo mannerista- y la Iglesia de Nuestro Señor de Bonfín -de estilo rococó e interior neoclásico-.

La Iglesia de Nuestro Señor de Bonfín se encuentra, concretamente, en la península de Itapagipe y se reconoce fácilmente por su fachada rococó y sus coloridas guirnaldas de bombillas de colores. Esta iglesia se construyó entre 1740 y 1754 y su patrón es uno de los más venerados por todas las religiones de Salvador de Bahía.

Además, del Pelourinho hay que destacar el Mercado Modelo y el Elevador Lacerda. El primero fue construido en la antiguo Edificio de Aduanas y hoy en día es uno de los mayores mercados artesanales de la ciudad. En cuanto al Elevador Lacerda, fue construido en 1873 y salva un desnivel de 72 metros entre Plaza Thomé de Souza en la Ciudad Alta, y la Plaza Cayrú en la Ciudad Baja.

Otros lugares de la Ciudad Alta que merecen una visita son el Palacio Municipal, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad; las Puertas de Santa Luzía, donde Tomé de Souza fundo Salvador de Bahía en 1549; o el Fuerte de Santo Antônio Alem do Carmo que fue construido en el siglo XVII como defensa de la ciudad del ataque en la zona norte de la misma y sirvió ante la invasión por parte de la Compañía de las Indias Occidentales.

Además, la Ciudad Alta cuenta con numerosas iglesias. Algunas son: Iglesia de la Tercera Orden de Nuestra Señora de la Concepción, la Iglesia de Nuestra Señora de la Misericordia o Santa Casa, la Iglesia de la Sé, la Iglesia de Nuestra Señora dos Rosario dos Presto o la Iglesia del Santísimo Sacramento.

Por su parte, la Ciudad Baja es la zona comercial y portuaria de Salvador de Bahía. De aquí destaca el Solar do Unhão, una serie de casonas de estilo colonial portugués del siglo XVII. También es llamativo el Fuerte São Marcelo o Fuerte del Mar de 1650. Se construyó para proteger a la ciudad del ataque de buques y al principio se llamó Fuerte de Santa María do Popolo.

Por otra parte, dominando la Bahía de Todos los Santos nos encontramos con el Fuerte de Nuestra Señora de Monserrat que data del siglo XVI y es considerado uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar de la ciudad.