Cosas que hacer en Brooklyn

La ciudad de Nueva York se forma a partir de 5 ‘boroughs’ diferentes: Bronx, Manhattan, Brooklyn, Queens y Staten Island. El de Brooklyn es, con cerca de 2,5 millones de habitantes, el más poblado de todos ellos.

Ignacio Romo
 | 
Foto: Byelikova_Oksana / ISTOCK

Ahora Brooklyn es un barrio moderno y atractivo, repleto de restaurantes con sabores de todo el mundo, aspirantes a escritores y galerías de arte. Sin embargo, no hace demasiado tiempo Brooklyn fue un barrio residencial, ocupado por familias sencillas, estudiantes y trabajadores que cada día viajaban hasta Manhattan para cumplir con su jornada laboral.

Con el paso de los años Brooklyn ha ido creciendo y mejorando su aspecto hasta convertirse, a día de hoy, en un lugar de especial interés por su mezcla étnica, cultural y generacional. Paseando entre sus calles el viajero puede cruzarse con un joven con barba, gafas de pasta y bicicleta (al más puro estilo hipster) para acto seguido coincidir en la misma acera con un grupo de judíos ultraortodoxos, ataviados todos ellos con túnicas negras, sombreros y barbas largas con tirabuzones.

Nueva York, al contrario de lo que pueda parecer, no es sólo Manhattan, y Brooklyn está empeñado en confirmarlo.

Cruzar a pie el puente de Brooklyn

frankpeters / ISTOCK

Recorrer a pie el Brooklyn Bridge es una de las actividades imprescindibles. De Manhattan a Brooklyn, pasando por encima del East River, esta pasarela se construyó entre 1870 y 1883 a base de piedra y cables de acero. El puente de Brooklyn es uno de los símbolos de la ciudad y uno de los caminos que une el ‘borough’ más poblado con el centro económico y turístico de Nueva York: Manhattan.

Dumbo, un barrio totalmente modernizado

Pawel Gaul / ISTOCK

Junto al puente de Brooklyn se encuentra el barrio de Dumbo, un lugar compuesto por antiguas fábricas ahora reconvertidas en galerías de arte. Dumbo es un espacio vanguardista donde se mezclan turistas, artistas y vecinos del barrio. Otro de los principales atractivos del lugar son sus vistas, que ofrecen una excelente perspectiva de Manhattan, el Brooklyn Bridge y el Manhattan Bridge.

Brooklyn Heights, vistas impactantes y vecinos famosos

franckreporter / ISTOCK

En la zona noroeste de Brooklyn se ubica Brooklyn Heights, un barrio más grande y poblado que Dumbo. En él se encuentra el Brooklyn Heights Promenade, un parque próximo al río que ofrece unas excelentes vistas del skyline de Manhattan. Brooklyn Heights es un barrio residencial constituido por los edificios típicos llamados brownstones, avenidas y vecinos de clase alta. Por todo ello no es de extrañar que en él vivieran personalidades importantes como Arthur Miller y Marilyn Monroe, Truman Capote o Norman Mailer. El Grimaldi´s Pizza es una pizzería mítica y un buen lugar para comer si se está por la zona.

Perderse en Prospect Park

para827 / ISTOCK

Este gigantesco parque, diseñado por los mismos arquitectos que idearon Central Park, es un oasis en medio del poblado y ajetreado Brooklyn. Prospect Park posee un inmenso lago, un jardín botánico muy recomendable de visitar y un zoo. Además, en uno de sus laterales se encuentra el Brooklyn Museum, el museo de arte más importante del distrito y el segundo más grande de todo Nueva York.

Williamsburg, el barrio hipster

ferrantraite / ISTOCK

Gran parte del desarrollo económico de Brooklyn se debe al crecimiento de Williamsburg, un barrio que se ha convertido en toda una referencia para el mundo del moderneo y de lo hipster. Aquí abundan las tiendas de ropa alternativa, los restaurantes, los bares de copas y las galerías de arte. Williamsburg posee muchos lugares interesantes donde comer, pero algunos de los más recomendables son el Okonomi, un pequeño restaurante japonés, y Smorgasburg, un agradable mercado donde degustar carnes al aire libre mientras se disfruta de unas espectaculares vistas de Manhattan y sus enormes edificios.

Coney Island y la vuelta a la infancia

LeoPatrizi / ISTOCK

Al sur de Brooklyn, ya en la playa, se ubica Coney Island, un parque de atracciones llamativo por el toque tradicional que le otorgan sus antiguas montaña rusas, su gran Noria, sus perritos calientes y sus nubes de algodón. El retorno a la niñez es posible en este lugar.