El coronavirus frena las obras de Notre Dame un año después de su incendio

El pasado 15 de abril se cumplió un año del incendio de Notre Dame. Fue sin duda, uno de los días más grises para la ciudad de París y para todo el mundo. 

Lucía Martín García
 | 
Foto: Etienne Lobelson / GTRES

Nadie podía creer lo que estaba sucediendo. Hace un año el mundo entero observaba como una de las obras arquitectónicas más visitadas del planeta se fundía en llamas. Unas llamas que arrasaron con gran parte del techo de la Catedral y que además provocaron la caída de su emblemática aguja, una obra maestra de Violet-le-Duc que alcanzaba los 93 metros de altura. Fueron momentos de silencio, París callaba y observaba la tragedia sin poder actuar, hasta que el fuego consiguió ser extinguido, dejando a su paso la tarea de reconstruir este símbolo tan importante de la ciudad francesa. 

Michel Euler / GTRES

Este hecho, que se convirtió inmediatamente en histórico, acaparó la atención de todos los televisores del mundo. La imagen de nuestra querida Notre Dame desplomándose ante nosotros, congregó a millones de espectadores que incrédulos contemplaban como un edificio con más de 850 años de historia, se teñía de rojo. Eran las 18:20 del 15 de abril del 2019 cuando se iniciaba el fuego y a su vez comenzaba la tarea de los profesionales de extinción que con todas sus fuerzas trataban de calmar, durante nueve largas horas un incendio cuyas causas eran completamente desconocidas. 

Pasado este trágico momento, no tardaron en aparecer las propuestas, a cual más descabellada, de reconstrucción de la catedral. Algunos apostaban por construir una piscina en el tejado y otros por convertir la parte superior en una enorme cristalera. El debate actual está puesto en si reconstruir la aguja tal y como era en su origen o rediseñarla. 

Jean Sebastien Evradard/UMA

Dejando a un lado los proyectos creativos, comenzaron a estudiarse las vías para reconstruir esta reliquia, teniendo en cuenta todas las dificultades que conllevaría el proceso. Jean-Louis Georgelin, presidente del Ente público responsable de la reconstrucción anunció que «La "resurrección" de Notre Dame se celebrará el 16 de abril de 2024, con un Te Deum, pero tendremos que hacer grandes esfuerzos». Eran datos esperanzadores para los millones de turistas que diariamente visitaban la Catedral. 

Un año después del horrible suceso que arrampló con parte de la bóveda y la aguja, las obras estaban centradas en retirar el plomo derretido y estabilizar la estructura, para ello se han colocado 28 soportes de madera con el fin de reforzar los arcos externos. 

Utrecht Robin / GTRES

Debido a la crisis del coronavirus, las labores de reconstrucción se encuentran suspendidas temporalmente. Las autoridades han anunciado que las medidas de descontaminación necesarias para eliminar el plomo derretido que se encuentra en el interior de la catedral, no son compatibles con las reglas de seguridad establecidas para contener la pandemia. De momento no hay una fecha prevista para la reanudación de las obras.