Coralarium, una galería en pleno océano Índico

Esta galería de arte semisumergida, se encuentra en medio del océano Índico, en las Maldivas.

Viajar
 | 
Foto: Jason deCaires Taylor

Bajo el nombre de Coralarium, el artista Jason deCaires Taylor ha creado una galería de arte que exhibe una serie de esculturas artística sobre el cielo, a nivel del mar y en el fondo marino. Lo curioso de esta obra escultórica es su ubicación, en medio de una laguna coralina del océano Índico, en las Maldivas, concretamente en el hotel Fairmont Maldives Sirru Fen Fushi.

Jason deCaires Taylor

Ubicado en aguas poco profundas, el objetivo de esta obra es crear un acceso directo al océano, un camino simbólico hacia el fondo del mar. Así, esta instalación artística está formada por un cubo de seis metros de alto semisumergido y cuyas paredes están diseñadas siguiendo las estructuras del coral, lo que permite el paso del agua, las mareas y los seres vivos que habitan en esta laguna, siendo el cubo un espacio de protección que permite a la naturaleza colonizar y buscar refugio. En cuanto al material utilizado, la estructura es de acero inoxidable pulido de tal manera que refleja los colores del atolón y del cielo creando una imagen de espejismo cuando se contempla desde lejos.

Jason deCaires Taylor

Además del cubo, Coralarium lo forman otras 30 esculturas en las que Taylor ha creado formas híbridas en las que se combinan formas humanas con plantas y corales. Las formas orgánicas se basan en especies endémicas de la isla y sus arrecifes circundantes como árboles de banyan, pinos de tornillo, hiedra estranguladora, corales de setas y coral cuerno de ciervo. Además, la mayoría de estas esculturas cuentan con raíces por base, lo que simboliza la dependencia de los humanos del entorno natural.

Estas esculturas, realizadas en jesmonita negra- una resina compuesta a base de agua que se utiliza para crear objetos moldeados-, se pueden ver en tres niveles diferentes: en el techo, donde pretenden conectar el mar con el cielo; y en una serie de zócalos, cuya base se asemeja a hojas, a diferentes alturas de tal manera que algunas estén semisumergidas y otras en el lecho marino.  Por otra parte, el techo está perforado siguiendo un patrón coralino con la intención de que la luz del sol ilumina cada una de estas esculturas. Por la noche, una serie de luces sumergidas iluminan el espacio.

Jason deCaires Taylor

Coralarium ha tardado 9 meses en ser construido y para llegar hasta él los huéspedes deben atravesar 150 metros de aguas poco profundas, salpicados de vegetación submarina y corales endémicos hasta alcanzar una escalera semisumergida que da acceso a la instalación.