Copenhague, la ciudad verde de Europa (y próximamente de la arquitectura)

Copenhague será la Capital Mundial de la Arquitectura en 2023, pero además tienen un ambicioso proyecto para, en 2025, ser las primera ciudad del mundo con una huella de carbono cero... ¿La descubrimos?

Redacción Viajar
 | 
Foto: imagean / ISTOCK

La felicidad se contagia, y eso en Copenhague es una realidad. Una de las ciudades más verdes de Europa en la que destacan las casitas de colores y los barcos atracados está propuesta para ser la Capital Mundial de la Arquitectura en 2023, y no nos extraña...

Redacción Viajar

Pero esos no son sus únicos planes recientes, la capital danesa tiene el plan de convertirse en 2025 en la primera capital mundial con huella de carbono cero. Y es que los daneses siguen empeñados en convertir a su país en un modelo medioambiental que sirva de ejemplo a los demás países del mundo.

Así, en 5 años quieren hacer de Copenhague todo un proyecto de una ciudad verde e inteligente que no produzca carbono. Así, quieren convertirse en la primera capital del mundo en lograrlo frente a otras como Whasinghton D.C., que apunta a 2050 este objetivo.

¿Cómo quieren hacer esta transición a la ecología?

A través del denominado CPH Plan Climático 2025, Copenhague asume así su responsabilidad climática con su país y con el resto del mundo y se ha propuesto demostrar que es posible combinar el crecimiento, el desarrollo y una mayor calidad de vida con la reducción de las emisiones de CO2.

¿Qué se plantea?

El CPH 2025 plantea una serie de objetivos e iniciativas específicas dentro de cuatro áreas: consumo de energía, producción de energía, movilidad verde y administración de la ciudad. Y con sus miras en 2025 ya se han puesto manos a la obra en cada una de las esferas de actuación para estar libres de la huella de carbono dentro de su fecha límite.

atosan / ISTOCK

Eso supondría poner en marcha una revolucionaria planta de generación de energía con los residuos que produce la propia ciudad, a través de iniciativas financieras solidas y proyectos de desarrollo, y sobre ella una pista de esquí artificial que incluye pistas de senderismo y deporte… ¿No es mala idea no?

Una ciudad para enamorarse

Desde sus famosas y coloridas casas, a su famosa Sirena, uno de los monumentos más conocidos de esta ciudad danesa y que queda grabada en el imaginario colectivo y que, además, es el símbolo de la ciudad.

D.R.

O el Tívoli, que desde el siglo XIX es otro de los lugares turísticos por excelencia y que destacan de la ciudad y que está situado junto a la estación central de Københavns.

Peor no podemos olvidarnos de la Copenhague más alternativa, hablamos de Christiania, una declaración de intenciones en toda regla que, desde los años 70 tiene sus propias normas. En esta comunidad independiente, por ejemplo, están prohibidas las fotos… así que el único objetivo posible aquí son nuestros ojos.