Conoce Zadar, la ciudad costera de Croacia que está en boca de todos

Dubrovnik, Split… y Zadar, la tercera joya del Adriático.

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: xbrchx / ISTOCK

Las miradas orbitan sobre las famosas Dubrovnik y Split, pero una pequeña ciudad de la costa dálmata está atrayendo la atención en los últimos años y se está convirtiendo en uno de los referentes del Adriático.

xbrchx / ISTOCK

Zadar es ante todo mar, historia y belleza. Poblada desde tiempos inmemoriales y unida en el pasado a la República de Venecia, esta ciudad croata tiene el privilegio de ver asentada su parte más antigua a lo largo de un istmo, lo que convierte su original situación en un baluarte de cara a las azules aguas que la circundan.

Con una gran riqueza cultural y un excelente patrimonio, esta población de la región de Dalmacia se presenta como un atractivo destino costero y un lugar idóneo para disfrutar del buen tiempo.

La hechizante ciudad antigua

Aunque, debido a los bombardeos que sufrió la ciudad en el siglo pasado, una buena parte de su patrimonio se perdió irremediablemente, el legado que ha pervivido es, sin lugar a dudas, un gran tesoro.

Dreamer4787 / ISTOCK

Las murallas que la protegen, así como las puertas que dan entrada al casco viejo han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad. De ellas, la Puerta de Terraferma o Puerta de Zara, es la más ilustre y la que simboliza la relación de la ciudad con Venecia, a través del león de San Marcos del frontal, que da personalidad a esta maravilla renacentista.

Dragoncello / ISTOCK

Dentro de esta parte antigua, la Plaza del Pueblo es la más emblemática y latente de la vida de sus habitantes. Siendo una de las pocas partes que sobrevivió a la destrucción, los edificios históricos que la flanquean hacen de ella un lugar de referencia en Zadar.

Dreamer4787 / ISTOCK

Avanzando hasta el interior se llega hasta otro de los espacios públicos más representativos de este sector, el Foro, una explanada que conserva los restos del pasado romano de la población.

Cezary Wojtkowski / ISTOCK

Junto al Foro Romano se alza esplendorosa la iglesia prerrománica de San Donato, del siglo IX, que constituye el monumento más importante de toda la ciudad, con su planta redondeada y sus 27 metros de altura.  

Dreamer4787 / ISTOCK

Y adosada a la Iglesia de San Donato, la otra de las insignias de Zadar, la Catedral de Santa Anastasia de Zara, también románica pero más tardía, que reemplazó una basílica anterior; su impresionante fachada y el lustroso campanario que la custodia son de gran belleza, siendo este último un punto extraordinario para obtener unas vistas panorámicas de toda la población.

xbrchx / ISTOCK

En la misma entrada, a la derecha de la Puerta de Terraferma, es también curiosa la visita a la Plaza de los Cinco Pozos, que como su mismo nombre indica, posee ese número de perforaciones, testigos históricos de la época en la que Zadar se vio asediada por los otomanos. 

El formidable paseo marítimo que circunda la ciudad vieja 

Rodeando todo este perímetro donde se encuentran los monumentos más antiguos e importantes de la ciudad, un sensacional paseo marítimo abraza toda esta zona y forma un recorrido cargado de sorpresas. Las dos más importantes se concentran en el extremo contrario a la Puerta de Terraferma, abriéndose al ancho mar.

xbrchx / ISTOCK

La primera de ellas, obra del arquitecto croata Nikola Basic, recibe el nombre de «Saludo al Sol», y consiste en una extraordinaria superficie de 22 metros de diámetro compuesta por varias centenas de paneles solares que absorben la energía del sol durante el día para regalarnos un espectáculo lumínico por la noche. 

xbrchx / ISTOCK

La segunda de ellas, también obra del mismo arquitecto, es una serie de escalinatas realizadas con piedra blanca, acompañadas de un estudiado «órgano de mar» que consiste en varios tubos subterráneos por los que se despide el sonido del oleaje al golpear contra el dique; un lugar que representa el punto idóneo de Zadar para observar las aguas del Adriático, en especial cuando el sol se pone, pues según la versión popular más extendida entre los viajeros que recaen en esta joya de la costa dálmata, aquí se puede admirar la mejor puesta de sol del mundo.