Por la comarca de la manzana, 6 secretos para guardar

Esta comarca del Reino de Asturias guarda tanta naturaleza como belleza arquitectónica. Un delicioso paseo por las 22 variedades de manzana, por sus llagares, sus museos de la sidra, por sus playas, sus montañas y valles, y por su Valle de Dios. Una comarca a la que desearás volver.

Irene González
 | 
Foto: Train_Arrival / ISTOCK

La manzana y su néctar, la sidra, son protagonistas de una ruta que atraviesa una comarca asturiana con la mejor producción y sensacionales llagares para degustarla. Este jugo cuenta con Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias, por lo que se elabora sólo con manzanas de parcelas asturianas inscritas en el Consejo Regulador y en la que únicamente se utilizan 22 variedades de manzana. De ellas se obtiene una bebida natural y sana, y por supuesto, sin aditivos ni compuestos químicos. Es la bebida reina, con una gran tradición en Asturias y afamada en el planeta. Villaviciosa y Nava, que son las capitales sidreras por antonomasia, junto a Colunga, Lastres, Tazones, y Amandi, armonizan una bella comarca colmada de secretos. 

La comarca de la manzana ofrece, además, un impresionante patrimonio, tanto artístico como natural. Paisaje, naturaleza, gastronomía, cultura, arte, relax y ocio son las bondades de una Comarca que se distingue por producir unas de las bebidas más valoradas del país. En pocos kilómetros cuadrados, que se extienden entre el mar y la montaña, se despliega propuestas tentadoras para los cinco sentidos. La comarca de la manzana es un paisaje multicolor, pintado con increíbles tonos. La sidra es el alma mater de este camino, una de las tierras más atractivas del Principado de Asturias. Esta tierra guarda los mejores secretos de cultivo del manzano en las pumaradas, posee antiguos llagares donde fermenta el líquido elemento, es el icono de la tradicional cultura sidrera. Pero también esconde secretos inimaginables. Hace millones de años la comarca de la sidra estaba habitada por dinosaurios.

Y las huellas que dejaron sobre la piedra, hacen que también se la conozca como la Costa de los Dinosaurios, vestigios que se encuentran en el magnífico Museo del Jurásico de Asturias. Entre las joyas patrimoniales de gran valor en la comarca y en nuestro país está San Salvador de Valdediós. Declarada Monumento Histórico Artístico, Patrimonio Histórico Español y Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Los primeros monjes que habitaron este frondoso y verde valle lo bautizaron con el nombre de Valdediós, Valle de Dios. El Monasterio de Valdediós lo fundaron, en el 1.200, los reyes Alfonso IX de León y Berenguela de Castilla. Aquí ya se alzaba la iglesia de San Salvador, construida por el rey de Asturias, Alfonso III el Magno, en el siglo IX. Un paseo por una comarca, a la que querrás volver.