Así es Cobh, el último puerto en el que tocó tierra el Titanic 

Fue el último puerto en el que tocó tierra el Titanic antes de hundirse pero, más allá de la historia, este pueblo costero irlandés es un lugar que rezuma belleza y alegría en todas sus calles. 

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: benstevens / ISTOCK

El pueblo que vio zarpar por última vez al Titanic es uno de esos lugares que alegran la vista. Preciosas hileras de casas de colores pastel con vistas al mar, bares de copas que alegran los días con cantantes en directo y flores, muchas flores repartidas por todas partes.  

Puerto de Cobh, en Irlanda
Puerto de Cobh, en Irlanda | jenifoto / ISTOCK

De hecho, tomarse una cerveza bien fría mientras charlas con tus amigos al son del folk irlandés es una de las cosas que, sí o sí, debes hacer en esta pequeña pero excesivamente coqueta ciudad. Un lugar que tiene lugares de obligada visita como el museo Titanic Experience. 

Este museo se ubica en el mismo lugar donde se encontraban las taquillas para comprar boletos de este afamado y trágico barco. De hecho, muy cerca de este museo todavía se conserva una parte del muelle en el que atracó el barco, ahora en forma de unos cuantos palos de madera que recuerdan su trágico desenlace. 

Parte del muelle que se conserva, el último lugar donde atracó el Titanic
Parte del muelle que se conserva, el último lugar donde atracó el Titanic | Bob Hilscher / ISTOCK

El museo propone una visita experiencial al 1912, llevándonos en un viaje en el que experimental las vistas, los sonidos y los olores del puerto tal y como era por aquel entonces. El recorrido continúa por la historia de esta naviera y cómo fueron sus labores de rescate. 

Un pueblo para sacar la cámara 

La mejor forma de recorrer Cobh es andado. De hecho, el pueblo está señalizado por completo para que sirva como guía para visitarlo a través de una de sus tres rutas. Estos recorridos nos llevaran hacia la catedral, a bordear el puerto por sus preciosas calles o a uno de los lugares más populares: Bandon Hill, donde debes parar a hacerte una foto. 

Cobh, Irlanda
Cobh, Irlanda | Slongy / ISTOCK

Aunque lo primero que te llamará la atención de esta ciudad será la Catedral de Sant Colmans, que preside la ciudad con majestuosidad y que es visible desde prácticamente todas sus calles. Una visita en la que es obligatorio elevar la vista hacia los altísimos capiteles, para observar las gárgolas de rudo aspecto. El interior, en cambio, refleja la historia de Irlanda a travñes de unos elaborados grabados. 

Si eres más de buscar un paisaje de ensueño entonces debes dirigirte a la zona de West View, donde encontrarás una de las mejores panorámicas de todo Cobh: casas de colores pastel en contraste con su imponente catedral. O lo que es lo mismo: una panorámica única y una foto imprescindible. 

Interior de la Catedral de Sant Colmans, en Cobh
Interior de la Catedral de Sant Colmans, en Cobh | SteveAllenPhoto / ISTOCK

Otra panorámica de gran belleza es la que deja su puerto, también flanqueado por casitas de colores en las que ya se oye la música de los bares aledaños. Un puerto natural que, además de poseer una gran belleza arquitectónica, es el más grande del mundo solo por detrás del de Sidney. 

Una visita a Cobh no puede terminar de otra forma que no sea sentado en una de sus decenas de terrazas, con una cerveza Guinness en mano y escuchando a sus cantantes acompasados con el rugir de las aguas chocando contra su puerto.