Cinque Terre en la Riviera di Levante

Los cinco pueblos que dan nombre a Cinque Terre forman parte del paisaje montañoso que rodea la Riviera di Levante.

Entre viñas y acantilados
Los cinco pueblos que dan nombre a Cinque Terre forman parte del paisaje montañoso que rodea la Riviera di Levante, la más ondulada y pintoresca de las dos -la otra es la de Ponente- que dibuja sobre el mar la Liguria italiana, una estrecha franja costera al noroeste del país flanqueada por pronunciados acantilados. Serpenteando por la ladera de las montañas, el viejo sendero Azzuro sirve de enlace entre todos ellos, a través de un paisaje que deja, a un lado, olivares y, al otro, viñedos cultivados en terraza de los que proceden los vinos blancos y secos tan característicos de la región. Hasta aquí, quizás por su difícil acceso, no ha llegado nunca el turismo de masas. Los nombres de los pueblos siguen siendo desconocidos, a la sombra como están de otras grandes y artísticas poblaciones de Italia. En la punta más noroeste, Monterosso al Mare ofrece la única playa natural -con arena propia- de la zona, rodeada, eso sí, de rocas que parecen esculturas gigantes. Un poco más al sur, Vernazza brinda el mejor mirador posible sobre el mar, una plaza encantadora para disfrutar de sus silencios y callecitas unidas todas por empinadas escaleras. En lo alto de rocosas terrazas se intuye siempre Corniglia, a la que sólo es posible llegar después de subir unos cuantos, y siempre costosos, escalones. Es como de otra época, igual que Manarola, unida a través de la Vía de los Amantes (via dell''Amore) con Riomaggiore. Quince minutos bastan para alcanzar caminando este enclave con vistas a una pequeña cala donde los pescadores, a bordo de sus barcas, se lanzan a recorrer el breve Mediterráneo que les corresponde y que se cuela sin permiso hasta la mismísima plaza.

Hotel La Villa Degli Argentieri. (Via Fegina, 120. Monterosso al Mare. 01 87 818 516). Una pequeña carretera que discurre paralela al mar permite el acceso a este hotel, ubicado en una antigua villa de finales del siglo XVI (habitación doble, desde 120 €).
Marina Piccola. (Via Lo Scalo, 16 , Manarola. 01 87 920 923). Situado sobre las rocas, con unas espectaculares vistas al mar. Lo más típico de la carta, la sopa de pescado.
Oficina de Turismo de Italia. Paseo de la Castellana, 149. 915 670 670. www.5terre.com