5 rutas míticas de senderismo para desgastar las botas

Dicen que hay que emprenderlas al menos una vez en la vida. Van desde un día hasta varias semanas y son recorridos por paisajes increíbles alrededor del mundo

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: PytyCzech/iStock

La ruta W de Torres del Paine (Chile)

Glaciares, fiordos, bosques y lagos. Estos ingredientes conforman este Parque Nacional de la Patagonia chilena que se cuenta entre los más impresionantes del continente americano. Un rincón esculpido a golpe de cataclismos que es ideal para recorrer a pie. La W, su ruta más célebre, sólo es apta para cuerpos en forma y mentes convencidas de que el itinerario de sus 76,1 kilómetros no les llevará menos de cuatro o cinco días. Eso sí, no tiene desperdicio: la caminata hilvana los grandes hitos del parque, incluido el demoledor tramo final con las mejores vistas sobre las Torres. Tres o cuatro días más habrá que añadir si lo que se pretende es alcanzar la extenuación. El trekking de la O o Circuito Completo cierra el círculo alrededor del macizo a lo largo de 93,2 arduos kilómetros de territorios grandiosos.

MBPROJEKT_Maciej_Bledowski/iStock

Tongariro Alpine Crossing (Nueva Zelanda)

Está considerada la mejor caminata de un día (unas siete u ocho horas) y brinda un precioso catálogo de orografía volcánica, desde un cráter activo a humeantes chimeneas y lagos de colores brillantes. También vegetación variada, desde matorrales hasta frondosos bosques de coníferas. Y por supuesto, esa sensación de lejanía que confiere Nueva Zelanda, especialmente en el que fue su primer parque nacional (declarado en 1887) y el cuarto del mundo. Un parque catalogado como Patrimonio de la Humanidad, célebre también por haber hecho las veces de Mordor en El Señor de los Anillos.

Roman Hnidka/iStock

Camino del Inca (Perú)

Esta famosa senda agraciada auspiciada por el mal de altura es, más que un rito iniciático para el viajero, una aventura milenaria con una recompensa incomparable: Machu Picchu. Un tramo de 43 kilómetros de la antigua red de calzadas que unía Cuzco con los confines del imperio inca, y que discurre entre bosques, desfiladeros, riscos nevados y ruinas a lo largo de tres o cuatro días de dura caminata. Al final, las vistas de la ciudadela desde las alturas de Intipunku, la Puerta del Sol, compensan todo el esfuerzo en una ruta que, al ser altamente demandada, obliga a hacer la reserva previa con mucha previsión: de seis meses a un año de antelación si queremos recorrerla en temporada alta. 

Siempreverde22/iStock

Lantau Trail (Hong Kong)

¿Puedes imaginar un trekking con Budas? Porque esto es, básicamente, lo que encontrarás en este famoso recorrido asiático: una ruta circular de 70 kilómetros que comienza y termina en Mui Wo, dentro de Lantau, la mayor isla de Hong Kong. Un trayecto que abarca la magnificencia salvaje de las montañas de Ngong Ping, así como la belleza de la línea de la costa sur. El Lantau Trail está dividido en 12 etapas bien señalizadas que llevarían un tiempo de tres a cinco días. Además de la naturaleza, el mayor hito es Tian Tan Buda, una colosal escultura de 34 metros de altura que es una de las más altas del mundo talladas en bronce.

sharppy/iStock

Ruta de Landmannalaugar (Islandia)

Cuatro o cinco días lleva hacer esta ruta islandesa que es todo un referente de este país trazado de hielo y fuego. Un senderismo cómodo, con desniveles sencillos y con refugios de montaña en cada final de etapa, que se sitúa al norte de la cascada de Skogafoss, en las inmediaciones de uno de sus volcanes más activos, el Hekla. Estamos en el comienzo de las Tierras Altas de Islandia, donde se concentra la naturaleza más bruta. Por eso es su abrupta orografía lo que más llama la atención de este recorrido, junto con los colores imposibles que se suceden en su paisaje: los rojos de las erupciones, los grises de los montes de riolita, los cráteres oxidados, los valles verdes y los lagos de un profundo azul añil.

stockstudioX/istock