Cinco rincones que no puedes perderte en otoño en la Alpujarra de Granada

Pampaneira, Bubión y Capileira forman el barranco del Poqueira, la ladera más famosa de la Alpujarra de Granada. Sus nombres evocan a los repobladores norteños que llegaron hasta aquí cuando los últimos moriscos abandonaron a la fuerza las tierras de sus antepasados. 

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: Anrodphoto / ISTOCK

Pampaneira

Anrodphoto / ISTOCK

“Viajero, quédate a vivir con nosotros”. Este es el saludo que el caminante recibe nada más llegar a Pampaneira, la primera y más poblada población del barranco. Por su entramado de calles estrechas y plazuelas íntimas manan fuentes de evocador nombre. Las casas están perfumadas por arriates de donde crecen geranios y jazmines. Pampaneira se abre a una plaza mayor donde se alza una iglesia mudéjar.

Bubión

pattiz / ISTOCK

Su caserío es uno de los que mejor conserva la extraña y original arquitectura popular de la comarca alpujarreña. Las viviendas están aterrazadas, El techo de la primera sirve de posadera a la que surge por encima. Los terraos, como aquí los denominan, están cubiertos por launas, piezas pizarrosas que soportan a su vez el peso de unas peculiares chimeneas coronadas por dos lajas. Las calles de Bubión son serpenteantes y estrechas, y abundan los pasadizos y los miradores.

Capileira

LUCKOHNEN / ISTOCK

Es la más alta de las localidades del barranco. Conserva una iglesia mudéjar y una trama urbana preñada de callejones y plazuelas mínimas. Lo más hermoso del pueblo, lo más pintoresco y atemporal, aguarda en el denominado barrio bajo donde la arquitectura vernácula sigue conservando el sabor de antaño. La iglesia de Capileirá está consagrada a la Virgen de la Cabeza, es de una sola nave, de estilo mudéjar y su campanario es como un faro encalado en el corazón del pueblo.  

Museo Pedro Antonio de Alarcón

PobladuraFCG / ISTOCK

El Museo de Artes y Costumbres Populares de Capileira lleva el nombre del escritor granadino Pedro Antonio de Alarcón, autor del libro “Viaje a las Alpujarras”. Ubicado en una casa típica alpujarreña, el museo atesora en sus salas interiores todo tipo de enseres que guardan la memoria cotidiana de estos pueblos, arracimados en la ladera sur de Sierra Nevada. Destacan las salas dedicadas a los objetos de labranza, principal fuente de ingresos durante siglos de estos vecinos.

La subida a Sierra Nevada

PobladuraFCG / ISTOCK

Hay una carretera serpenteante que nace de Capileira y conduce hasta los dos mil quinientos metros de altura. Allí termina. Pero no el camino. A partir de esa cota el sendero es apto para recorrerlo a pie o en bicicleta de montaña y sube hasta el pico Mulhacén (seis horas a pie), la cumbre más alta de la Península Ibérica, o más allá, hasta el simbólico Veleta (siete horas de caminata). ¡Ojo! No es una subida fácil. Los cambios de tiempo son acusados y conviene ir acompañado de guía.

// Outbrain