Cinco plazas mayores con encanto de la región de Madrid

Los pueblos de la comunidad de Madrid están decorados con plazas mayores que sintetizan los mejor de la arquitectura popular. He aquí cinco de las más bellas ágoras del centro de España.

Carolina Oubernell
 | 
Foto: JLGutierrez / ISTOCK

Chinchón

A la plaza Mayor de Chinchón, a una de las ágoras más bellas de España, asoman doscientos treinta y cuatro balcones que los vecinos denominan claros. No es para menos. Los balcones eran los mejores escenarios para presenciar los festejos taurinos que históricamente han tenido lugar aquí, pero también los ajusticiamientos, y las fiestas y ferias medievales y la lectura de autos y bandos municipales. La plaza grande de Chinchón, al sur de la comunidad., ha sido el histórico lugar de encuentro de los vecinos y foráneos de la villa. A ella asoman el ayuntamiento y la iglesia parroquial, así como las casas solariegas principales. Configurada desde la Edad Media su fisonomía es ante todo barroca y con los años ha ganado hechizo y encanto.

Navalcarnero

Navalcarnero. | Teo Moreno Moreno / ALAMY

A la plaza mayor de Navalcarnero se la conoce como plaza de Segovia por la estrecha vinculación histórica que mantuvo con aquella ciudad entre los años 1499 y 1627. Es una bella plaza mayor de aliento castellano, soportalada por todos sus lados, con comercios tradicionales en los bajos, edificios públicos que simbolizan el carácter escénico y administrativo del centro histórico y vivos colores en algunas de sus fachadas que ponen un contrapunto de hechizante alegría en esta vieja y encantadora ágora. La plaza de Segovia es el escenario tradicional del mercado de artesanía que se celebra el segundo domingo de cada mes y de las fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Concepción.

Bustarviejo

Hubo un tiempo en que la plaza Mayor de Bustarviejo acogió festejos taurinos. Fue desde mediados del XVII y de aquellas celebraciones quedan los graderíos hechos de piedra y con forma de medialuna que cierra uno de los costados del ágora. Poseen tres filas y los burladeros protegían a los espectadores del arranque de las reses bravas. A su lado se alza el Ayuntamiento de esta localidad al norte de Madrid, enaltecido con dos alturas desde donde las autoridades contemplaban los festejos. La plaza, conocida hoy como de la Constitución, la cierra la parroquia de la Purísima Concepción. La plaza Mayor de Bustarviejo se configuró en el primer tercio del siglo XVII cuando la localidad se desliga de Segovia y comienza a lucir en su escudo de armas su concesión de nueva villa.

Colmenar de Oreja

Plaza mayor de Colmenar de Oreja, Madrid, | Maria Galan / ALAMY

Declarada Bien de Interés Cultural por su excepcional valor patrimonial, la plaza Mayor de Colmenar de Oreja no es solo una de las más bellas de Madrid: es una de las plazas más encantadoras de España. La plaza comenzó a proyectarse en el último tercio del siglo XVII y no terminó de configurarse tal y como la conocemos hoy hasta un siglo más tarde, ya bajo los alientos del neoclásico. Está rodeada de soportales y galerías y asoman a ella el Ayuntamiento y la fábrica monumental de la iglesia de Santa María la Mayor. Hace siglos era el escenario de los festejos y los grandes acontecimientos públicos de la localidad. Hoy lo sigue siendo, en especial durante las fiestas del verano en que se convierte en lugar de cita de vecinos y foráneos. 

Navacerrada

Está a cincuenta kilómetros de la capital, a mil doscientos metros de altura, amparada por las altas cumbres del Parque Nacional de Guadarrama. Navacerrada es algo más que un puerto de alta montaña. Es un pueblecito lleno de encanto, construido con piedra de granito y salpicada de rincones maravillosos y miradores hacia los valles que bajan hasta la capital. La plaza mayor de Navacerrada luce un singular nombre. Es el paseo de los Españoles y une dos pequeñas y pintorescas plazas donde no faltan la fuente pública, las casitas hechas a principios del siglo pasado y un puñado de deliciosos restaurantes tradicionales y de gastronomía de vanguardia.