Cinco lugares que no puedes perderte en tu primera visita a Ceuta

Ceuta, la puerta de África, está situada en la orilla sur del Estrecho de Gibraltar, a sólo veintidós kilómetros de las costas andaluzas.

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: vector99 / ISTOCK

Sus playas las bañan el océano Atlántico y el mar Mediterráneo. Cristianos, musulmanes, hebreos e hindúes han hecho de la ciudad autónoma de Ceuta la capital de las Cuatro Culturas.

La Plaza de África

JORDI CAMI / ALAMY

La plaza de África constituye el corazón de la ciudad antigua ceutí. Levantada en el siglo XIX, la plaza gira en torno a un mausoleo en honor a las víctimas de la guerra de África, desatada en 1860. En sus jardines crecen plantas y árboles exóticos, incluidos en el catálogo botánico del norte magrebí. En torno a la plaza se erigen monumentos de singular valor histórico. A ella miran las fachadas de la catedral de la Asunción y del santuario de Santa María de África.

Las Murallas Reales

Las Murallas Reales | JORDI CAMI / ALAMY

El conjunto monumental de las Murallas Reales, situado en la zona más estrecha del istmo, constituye uno de los principales reclamos históricos y turísticos de Ceuta. Las murallas fueron levantadas entre los siglos XVI y XVIII, y representan uno de los elementos defensivos más impresionantes de la ciudad. El recinto fortificado está seccionado en su mitad por un foso navegable que une las aguas del océano Atlántico y el mar Mediterráneo. La parte más antigua es aquella que mira a la plaza de África. Las murallas se adentran en las dependencias del Parador de Turismo.

Benzú

Benzú. | JORDI CAMI / ALAMY

La pintoresca barriada de Benzú es un pequeño pueblo de origen marinero situado a los pies de Yébel Musa, la popular Mujer Muerta, una montaña de caprichosas formas pétreas. Benzú se reúne en torno a un puñado de casas que miran hacia las aguas del Estrecho. Enfrente queda el peñón de Gibraltar y las costas andaluzas. Sus aguas son atravesadas constantemente por buques que entran y salen del Atlántico y el Mediterráneo. Benzú posee una mezquita y un conjunto de bares donde sirven al más puro estilo tradicional pinchitos morunos y té con pastelitos magrebíes.

Monte Hacho

Monte Hacho. | JORDI CAMI / ALAMY

Una carretera trepa hasta el Monte Hacho, otro de los grandes símbolos naturales de la ciudad norteafricana. El recinto amurallado empezó a construirse en el siglo X. Hubo obras en él hasta bien entrado el siglo XVIII. Para entrar en la fortaleza es necesario obtener un permiso en la Comandancia Militar, situada en la plaza de África. El valor estratégico de esta fortaleza-ciudadela no fue ignorado por cuantas civilizaciones y culturas pasaron por Ceuta. Hoy, sus torreones, aún siguen vigilando el tránsito naviero por el Estrecho.

Parque del Mediterráneo

Parque del Mediterráneo | Maria Galan / ALAMY

El Parque Marítimo del Mediterráneo fue la obra póstuma del artista canario César Manrique. Es el centro turístico más importante de Ceuta. Este macro complejo de ocio y recreo, inaugurado a finales del siglo XX, posee tres inmensos lagos artificiales de agua salada. En torno a ellos el creador canario dispuso exóticos jardines, cascadas y saltos de agua, miradores y numerosos solarium repartidos por los más de setenta mil metros cuadrados del recinto.