Cinco lugares de Castro Urdiales que no puedes perderte este verano

Castro Urdiales es una de las más bellas e históricas localidades de Cantabria. La fundaron los romanos y de ellos ha heredado un extremo cuidado por el patrimonio. Su puerto pesquero es puro tipismo y sus casas señoriales la síntesis de la mejor arquitectura de entresiglos.

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: Proformabooks / ISTOCK

Cementerio de la Ballena

En Castro Urdiales la ciudad de los muertos se asoma al mar Cantábrico. Es uno de los cementerios más bellos de España, bien de interés cultural, proyectado entre los años 1885 y 1888 por el arquitecto Alfredo de la Escalera y Amblard. El camposanto es una síntesis de los estilos artísticos que despiertan en este periodo convulso de entresiglos. Las capillas funerarias, los panteones y nichos son de estilo ecléctico, neoclásico, neomedieval, modernista o art decó. Lo más impactante: las bellas vistas que desde estas alturas se advierten de la mar al fondo

Iglesia de Santa María

curtoicurto / ISTOCK

El templo mayor de Castro Urdiales, consagrado a Santa María de la Asunción, es el monumento gótico más importante de toda la región cántabra. Ubicada en un promontorio rocoso próximo al castillo medieval, en uno de los salientes de la ciudad hacia la mar, la iglesia es una inmensa mole dividida en su interior en tres naves, más grande y alta la del centro, en cuyas capillas se veneran bellas tallas religiosas de distintas épocas de la historia. Influenciada por el gótico francés y normando, la iglesia evoca también la catedral de Burgos, construida en la misma época. Uno de los retablos más valiosos es el del Santo Cristo, donde se admira un lienzo que atribuyen a Francisco de Zurbarán. 

Ermita de Santa Ana

Frente al castillo sobre el que se alza el faro de Castro Urdiales se halla la ermita de Santa Ana. El viejo templo se eleva sobre el denominado Canto de Santa Ana, habitado desde tiempos del Paleolítico Superior y convertido en tiempos de Roma en un promontorio de vigilancia sobre las aguas del Cantábrico. La ermita actual, de mediados del siglo pasado, acoge una talla medieval de la madre de la Virgen María y las muestras visibles de los trabajos arqueológicos que se han realizado en los suelos del pequeño templo. Frente a la ermita se halla el puente medieval, de estilo gótico, otro de los elementos simbólicos de la ciudad cántabra.

La ciudad romana

Desde el año 2000 el centro histórico de Castro Urdiales está considerado conjunto histórico artístico. En el siglo I después de Cristo las legiones del emperador Tito Flavio Vespasiano fundaron bajo las calles y plazas que hoy conocemos la ciudad de Flavióbriga, única colonia romana en la costa cántabra durante décadas y uno de los principales puertos marítimos entre el norte de Hispania y la Galia. El centro de interpretación, ubicado en la calle Ardigales, es un buen punto de partida para conocer el casco histórico de la ciudad, adscrito a los movimientos estéticos de finales del XIX y principios del siglo XX. 

La ciudad contemporánea

Elena Golikova / ISTOCK

El conjunto que forma el puerto pesquero, la plaza del Ayuntamiento con el edificio municipal presidiendo la ágora peatonal y el paseo marítimo que se extiende hacia la contemporánea conforma uno de los rincones patrimoniales más ricos de Castro Urdiales. En la plaza Barrera y calle Jardines se alzan dos de los edificios más valiosos de la ciudad. Se trata de la casa de Isidra del Cerro, de 1899, firmada por Severiano de Achúcarro, un edificio con ínfulas modernistas afrancesadas, y al lado el edificio Royal, de Eladio Ladero, enaltecido por un eclecticismo neogótico y rematado por una caja circular de escalera entre la plaza y las calles aledañas. Hoy el Royal es el centro cultural dedicado al arquitecto Laredo