Las cinco lagunas más bellas de Castilla La Mancha

Carolina Oubernell
 | 
Foto: AlbertoLoyo / ISTOCK

Las aguas del otoño han equilibrado el cauce natural de las lagunas más bellas de Castilla La Mancha, un conjunto de espacios naturales protegidos repartidos por las cinco provincias donde pasear en invierno es una experiencia de contacto directo con la naturaleza más apacible y silenciosa.

Lagunas de Ruidera

Las Lagunas de Ruidera, declaradas parque natural, constituyen uno de los humedales más importantes de España. Se sitúan tanto en la provincia de Ciudad Real como en la de Albacete. Comunicadas todas ellas por saltos y cascadas, las lagunas trasvasan las aguas del río Pinilla o Guadiana Alto. Los nombres de las lagunas son Blanca, Conceja, Tomilla, Tinaja, San Pedro, Redondilla, Lengua, Salvadora, Santos Morcillo, Batana, Colgada, Del Rey, Morenilla, Coladilla y Cenagosa. En la mayor parte de ellas se permite el baño. Las hay más grandes y más pequeñas, más concurridas y más solitarias. Y por su fuera poco en ellas se ubica la célebre cueva de Montesinos, donde Cervantes hace pasar a don Quijote una noche.

bsanchezsobrino / ISTOCK

Tablas de Daimiel

Son parque nacional y conforman otro de los humedales más valiosos de la península ibérica. Envueltas en silencio y mansedumbre, enclavadas en el centro geográfico de Ciudad Real, en sus láminas de agua quieta anidan miles de aves, algunas de ellas únicas en Europa. Son la última representación que quedan de las tablas fluviales, desbordamientos de los ríos en sus tramos medios. Hoy la sobreexplotación de los acuíferos ha acabado con la mayor parte de ellos. Las pasarelas ubicadas a la entrada del centro e interpretación llevan al visitante hasta el enclave conocido como Torre de Prado Ancho, desde donde se advierte una vista general del humedal, declarado también Reserva de la Biosfera.

Pozas de Marte de Guadalajara

Las Pozas de Marte, conocidas también como las cascadas de Aljibe, son uno de los rincones naturales más bellos de Castilla La Mancha. Los dos saltos forman sendas lagunas circulares y perfectas, protegidas por cíngulos de roca. Ideales para el baño en meses cálidos, las pozas se hallan en el municipio de Campillo de Ranas, en la provincia de Guadalajara, en la Sierra de Ayllón. Son un atractivo añadido para los viajeros que llegan atraídos por las singularidades de la arquitectura negra.

Antonio Marín Segovia / photo on flickr

Laguna del Tobar de Cuenca

Las aguas de Beteta están consideradas entre las mejores de España. En su término municipal, ubicado en la provincia de Cuenca, se halla la laguna del Tobar, una lámina de agua ubicada en la montaña, en la comarca del Alto Tajo, rodeada de pinares, pueblos encantadores y tentadores caminos para realizar senderismo y bicicleta de montaña. Las orillas de la laguna del Tobar son un lugar idílico cualquier época del año. Sus aguas nacen de manantiales naturales y en sus profundidades hay una mayor salinidad que en la mar.

Lagunas de Villafranca de los Caballeros en Toledo

El complejo lagunar de Villafranca de los Caballeros, situado en Toledo, entre las localidades de Madridejos y Alcázar de San Juan, es Reserva de la Biosfera y uno de los humedales preferidos por decenas de especies de aves en su escala migratoria. El complejo lo forman la laguna Grande, el lugar perfecto para darse un baño y disfrutar de sus aguas medicinales, y las lagunas Chica y de la Sal, donde se hallan observatorios ornitológicos donde observar la vida de las aves que anidan aquí. En la urbanización de la laguna hay barcos que se alquilan para disfrutar de un paseo por sus quietas aguas.

// Outbrain