Cinco joyas de la Costa Cálida para sentir que el verano no acaba

Calas vírgenes, alocadas formaciones rocosas, pueblos marineros… y hasta interesantes museos

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Monique Pouzet / ISTOCK

El secreto mejor guardado de Murcia está en el agreste territorio que se extiende por su costa meridional. De Cabo Tiñoso hacia la misma frontera con Almería se esconden espacios protegidos, formaciones geológicas que conforman una ciudad encantada y pequeños núcleos de población con interesantes huellas de civilizaciones perdidas.

Es lo que llaman la Costa Cálida, 250 kilómetros de litoral caracterizado, como su nombre apunta, por un apreciado microclima que registra una temperatura media anual de 18 grados y más de 3.000 horas de sol al año. Es por eso por lo que visitarla, en cualquier época, implica sentir que el verano no acaba. Esto es lo que no puedes perderte si pretendes visitarla en estos días:

Parque Natural Calnegre y Cabo Cope

Si todavía hay ganas de playa, este será el paraíso. Especialmente ahora que apenas hay turistas y que el clima sigue siendo agradable. Con una extensión de 2.665 hectáreas distribuidas entre los municipios de Lorca y Águilas, el Parque Natural de Calnegre es, posiblemente, el tramo de costa más virgen de toda la región. Un rosario de calas resguardadas por paredes de pizarra que le otorgan al paisaje una coloración negruzca. También hay acantilados que se precipitan al mar y vegetación que desafía a la aridez en estos parajes cuyos límites quedan definidos por las poblaciones de Calabardina al sur y Puntas de Calnegre al norte.

Parque Natural Calnegre y Cabo Cope | Alberto Carrera / ISTOCK

Erosiones de Bolnuevo

A este impactante paisaje se le conoce como la Capadocia murciana gracias a las alocadas figuras en la roca que ha logrado tallar la erosión. Tal es su belleza que hasta ha sido designado monumento de interés natural. Las Gredas de Bolnuevo, que se encuentran al pie del espacio natural protegido de la Sierra de las Moreras, tienen además otro nombre: el no muy original de Ciudad Encantada.

Erosiones de Bolnuevo | Rudolf Ernst / ISTOCK

Puntas de Calnegre

Si existe un lugar para desconectar es este pequeño caserío con aire marinero que mantiene el encanto del pasado. Se trata de apenas unas cuantas casas a pocos pasos del agua en las que moran menos de 40 habitantes en contacto directo con el mar. También hay algún chiringuito de madera.

Puntas de Calnegre | Monique Pouzet / ISTOCK

El Museo Arqueológico Factoría Romana de Salazones en Mazarrón

Ya quisieran para sí muchas grandes capitales contar con esta valiosa joya de la arqueología. Una fábrica de salazón de la época de los romanos, descubierta a mediados de los años 70 junto al muelle pesquero. Era el lugar donde se elaboraba el garum, una salsa de pescado que servía para potenciar el sabor y que era muy codiciada en tiempos del Imperio. Hoy, reconvertida además es un Museo Arqueológico con importantes vestigios de la Antigüedad, está declarada Bien de Interés Cultural.

10 preguntas para entender lo que está pasando en el Mar Menor

El Centro de Interpretación del Barco Fenicio, también en Mazarrón

El gran hallazgo de las aguas de la bahía fue el de dos embarcaciones fenicias, datadas en torno al siglo VII antes de Cristo, que se erigen en las más antiguas halladas en el Mediterráneo. Son un testimonio magnífico de la importancia histórica y cultural de esta zona tiene su explicación en un Centro de Interpretación, donde se puede aprender de las reproducciones, fotos, proyecciones audiovisuales, maquetas y paneles informativos.