Cinco destinos europeos fuera de ruta que emergen con fuerza en 2021

Destinos «fuera de órbita» que llegan para quedarse

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Andrew_Mayovskyy / ISTOCK

Comenzamos 2021 con prudencia pero con ganas de retomar más adelante los tan ansiados viajes que hemos tenido que cancelar durante los últimos meses. Para ir planeándolos traemos cinco propuestas de destinos europeos que han despegado en los últimos años. Destinos con mucho que ofrecer pero que, por uno u otro motivo, han permanecido hasta ahora en la sombra, alejados de las grandes afluencias de turistas internacionales.

Limerick (Irlanda)

Su ubicación a menos de media hora por carretera del aeropuerto de Shannon, unido a su situación a media distancia entre Dublin y Cork, ha permitido que Limerick se convierta en una de las ciudades irlandesas con mayor crecimiento de turistas en los últimos años.

Diarmuid Greene / ISTOCK

De raíces vikingas y normandas y más de mil años de antigüedad a sus espaldas, la ciudad natal de la banda The Cranberries nos sorprende con monumentos tan vetustos e interesantes como la Catedral de Santa María o el Castillo del Rey Juan – uno de los mejor conservados del país -, desde el que se contemplan unas espectaculares vistas de toda la población. Paseos fluviales por el río Shannon, visitar el incombustible mercado callejero de Milk Market, sentir el ambiente georgiano caminando por el barrio de Newtown Pery, buscar artesanías en las tiendecitas próximas a Fox’s Bow y, cómo no, visitar sus internacionalmente conocidos museos de Hunt y Limerick City Gallery of Art, son algunos de los ejemplos que vuelven tan atractivo este núcleo urbano.

benedek / ISTOCK

Liubliana (Eslovenia)

La capital de Eslovenia es un fiel reflejo del buen posicionamiento turístico europeo que está tomando el país en los últimos años. Capital Verde en 2016, Liubliana conquista a los visitantes con su conciencia ambiental, reflejada en la omnipresencia de la naturaleza en la ciudad. Verde, no solo por el colorido de sus parques y jardines, sino por su inconfundible dragón verde, el símbolo de la villa desde tiempos remotos, que adorna tanto su escudo como el emblemático Puente de los dragones, uno de los puntos turísticos imprescindibles. La leyenda de Jasón y los argonautas sigue aún vigente en esta encantadora ciudad cuya faceta medieval está encabezada por su castillo, que preside un paisaje urbano y unas panorámicas de sus alrededores espectaculares. 

RomanBabakin / ISTOCK

Una población animada, cultural y con ambiente estudiantil que es, además, uno de los destinos culinarios emergentes de Europa, teniendo en cuenta que Eslovenia ha sido nombrada para 2021 la «Región Europea de la Gastronomía».

Wroclaw (Polonia)

Poco queda ya de aquella ciudad fuertemente impregnada de la cultura soviética. Wroclaw o Breslavia es el paradigma del fuerte despegue de Polonia en el panorama europeo. Completamente desconocida años atrás, su capitalidad europea de la cultura en 2016 la puso en escena internacionalmente, siendo ahora cuando comienza a ser una de las asiduas de las agendas turísticas del continente.

Pel_1971 / ISTOCK

Conocida popularmente como «la Venecia del este», recorrer sus doce islas y atravesar sus incontables puentes significa perderse en un extenso casco antiguo en el que destacan la Isla de la Catedral (Ostrów Tumski) y la inmensa plaza del mercado de casi cuatro hectáreas, custodiada por la flecha de sesenta y seis metros de altura del antiguo ayuntamiento. Una ciudad mágica en la que te sumirás en un cuento de hadas gracias a casi doscientas esculturas de gnomos diseminadas por sus calles, que dan buena cuenta de la famosa leyenda del diablo del río Öder.

Dundee (Escocia)

lucentius / ISTOCK

Dundee es una ciudad puramente escocesa – y la más soleada -. Fundada en una colina de 174 metros de altura, el entramado urbano se ha ido extendiendo a sus pies, avanzando hacia el estuario del río Tay, que desemboca a poca distancia en el mar del Norte.

El paseo marítimo es el alma de esta longeva ciudad de más de ochocientos años de antigüedad, especialmente gracias a la presencia en sus muelles del RRS Discovery, la embarcación que utilizó Robert Falcon Scott en sus viajes de exploración a la Antártida – el primero de ellos junto al célebre Ernest Shackleton -. No es casualidad, por tanto, que Dundee sea conocida popularmente como «la Ciudad del Discovery». A ello se suma también la presencia de la fragata HSM Unicorn, una auténtica reliquia de la navegación del Reino Unido, que se encuentra también anclada en los muelles. Y, por supuesto, la icónica figura del museo V&A Dundee, una joya de la innovación y la creatividad inaugurada en 2018, que justifica la denominación de la población como Ciudad del Diseño de la Unesco.

V&A Dundee

Isla de Rügen (Alemania)

No solemos atribuir a Alemania la presencia de islas y, sin embargo, el país germánico cuenta con una enorme cantidad de ellas repartidas, casi en su mayoría, por el mar Báltico y el mar del norte. Una de esas islas, y la más grande de todas ellas, es la isla de Rügen. Situada en el mar Báltico, sus casi mil kilómetros cuadrados son un excelente reducto de la naturaleza, en los que se emplazan dos parques nacionales.

Kerrick / ISTOCK

Destino vacacional recurrente de los berlineses y objetivo de escapadas turísticas del resto de alemanes – es un importante centro balneario -, la isla de Rügen está abriéndose paulatinamente al exterior y cada vez más se presenta como una opción en los circuitos de esas latitudes. Sus largas playas de fina arena solo son superadas en belleza por los famosos acantilados costeros de tiza, una maravilla natural que merece la pena descubrir.