Las cinco cascadas más espectaculares de Andalucía

Las copiosas aguas caídas en Andalucía en las últimas semanas han devuelto la vida a las cascadas y saltos más bellos del sur peninsular. He aquí las cinco cortinas de agua más espectaculares de la región.

Carolina Oubernell
 | 
Foto: M Ramirez / Alamy Stock Photo

Las cortinas de caños de Meca 

Es uno de los espectáculos más originales de la naturaleza andaluza. Un conjunto de cascadas –cortinas las llaman en Cádiz– de agua dulce se despeña desde los acantilados de Caños de Meca hasta caer sobre el oleaje del océano Atlántico. La denominada ruta de Los Chorros comienza en la playa nudista de Caños de Meca, próxima al histórico cabo de Trafalgar, y trepa por los acantilados en cuya cima germinan tupidos bosques de pinar. El itinerario discurre entre grandes bloques de piedra desprendida hasta que se alcanzan las primeras cascadas. Las aguas se despeñan hasta una pequeña cala que desaparece en horas de pleamar.

imageBROKER / Alamy Stock Photo

La Cimbarra

Es una de las cascadas más bellas no solo de Andalucía sino de toda España. Está al norte de Jaén, a un lado del Parque Natural de Despeñaperros, en la encantadora localidad de Aldeaquemada, una de las Nuevas Poblaciones fundadas por Carlos III en el último tercio del siglo XVIII. A cinco kilómetros de la localidad, siguiendo las riberas del río Guarrizas la naturaleza se pliega, creando una falla transversal de veinte metros de altitud donde se despeñan las aguas del río que nace en La Mancha y tributa hacia el sur al andaluz Guadalquivir. La poza, de diez metros de profundidad, es de las más anchas de la región y el espectáculo es visible desde los miradores situados frente al salto. 

Salto del Caballo

Las aguas limpias del río Caicena, en la localidad cordobesa de Almedinilla, se despeñan por una sucesión de paredes rocosas escalonadas a diferentes alturas, rodeadas de un valioso bosque mediterráneo de encinas, alcornoques y lentiscos. La ruta parte del museo histórico y del ecomuseo del río Caicena donde se recuerda la estrecha vinculación de la localidad con el legado romano. Las aguas del Caicena crean anchas pozas que transparentan el fondo y donde es posible el baño en días de calor. Próximo al Salto del Caballo se halla la villa romana de El Ruedo donde fue hallada una escultura en bronce que representa al dios Hypnos.

 

Salto de la Rejía

El salto más alto de la provincia de Málaga se halla en el término municipal de Tolox, en la denominada Sierra Parda, dentro de los límites del Parque Nacional de la Sierra de las Nieves, declarado Reserva de la Biosfera. Una densa masa de pinos rodea este circo rocoso. La Rejía esconde en realidad tres cascadas. La más alta es visible desde kilómetros antes de llegar a ella y las aguas se despeñan en una caída de sesenta y siete metros. El segundo salto es de veintiocho metros y el último de los tres de quince metros. Tolox, donde crecen especies únicas de tejo y pinsapos, está considerado uno de los paisajes naturales más bellos de Andalucía.

Jose Lucas / Alamy Stock Photo

Saltos del río Huéznar

Un valioso bosque galería tapizado de olmos, sauces, alisos y fresnos cubre las cascadas del río Huéznar que se despeñan dos kilómetros aguas debajo de la localidad sevillana de San Nicolás del Puerto, en el Parque Natural de la Sierra Norte. Declaradas Monumento Natural, las cascadas se suceden en un tramo de más de quinientos metros río abajo creando formas caprichosas y rincones de excepcional belleza. Son el mejor ejemplo de travertino, una roca sedimentaria formada por la erosión de estas aguas ricas en carbonato de calcio. Los tramos inferiores del río conducen hasta las localidades de Cazalla y Constantina. 

 

// Outbrain