El Chocó, la selva donde Neil Armstrong preparó su llegada a la luna

Descubre el maravilloso rincón de Colombia donde se llevó a cabo esta misión secreta.

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: DC_Colombia / ISTOCK

Nos acercamos al día en que se cumplen 50 años del aniversario de la llegada del ser humano a la luna y queremos recordar un pasaje de la historia poco conocido, que nos permitirá conocer una de las zonas más vírgenes de todo el planeta y un destino sensacional aunque poco frecuentado de Colombia.

ThCh / ISTOCK

El Chocó, escenario del entrenamiento perfecto en la zona más lluviosa del mundo

Chocó es un departamento colombiano que hace frontera con la vecina Panamá, formando el punto de unión entre América del Sur y América Central, además de ser el único del país que cuenta con dos costas en dos masas de agua diferentes, la que da al Océano Pacífico y la que se asoma al Mar Caribe.

Ocupado en una buena parte por selva ecuatorial, las llamadas Selvas del Darién – que comparte con Panamá – suponen un tapón de vegetación que impide toda comunicación terrestre entre ambos países y forma una barrera infranqueable que evita concluir el trazado de la carretera panamericana, que uniría Alaska con la Patagonia atravesando todo el continente.

ThCh / ISTOCK

Este tapón de densa selva y terrenos pantanosos constituye un espacio geográfico marcado por copiosas lluvias, siendo éste el lugar que recibe más precipitaciones anuales de todo el planeta, aproximándose sólo algunas áreas del noreste de la India. La mayor parte de esta zona alcanza de media valores que superan con creces los 3000 mm por año – si bien existen puntos que superan ampliamente los 10000 mm -, lo que unido a temperaturas tropicales, hacen del Chocó una selva exuberante, poco penetrable y con una alta biodiversidad, además de significar el hábitat propicio para un gran número de especies endémicas que se han desarrollado gracias al aislamiento. 

ThCh / ISTOCK

Estas condiciones parecieron ser las idóneas para la NASA que, junto con la CIA, eligió esta franja fronteriza de las Selvas de Darién para llevar a cabo un durísimo entrenamiento de los astronautas elegidos para las misiones que iban a abordar el alunizaje del satélite vecino. De esta forma, a comienzos de los años 60, se instaló un campamento secreto en el que llevar a cabo pruebas extremas de resistencia en condiciones muy complicadas, poniendo así a prueba el aguante y la preparación de los candidatos.

DC_Colombia / ISTOCK

Dos de estos candidatos, John Glenn y el célebre comandante de la misión Apolo 11, Neil Armstrong - que posteriormente alcanzaría la fama tras convertirse en 1969 en el primer ser humano en pisar la luna -, soportaron en estas selvas exigentes pruebas de supervivencia, instruidos por dos expertos colombianos.

Un territorio maravilloso poco frecuentado por turistas

El Chocó como departamento es un destino poco frecuentado por las personas que viajan a lo largo y ancho de Colombia y, sin embargo, esconde espacios únicos donde poder vivir experiencias irrepetibles. Su gran diversidad natural aúna paisajes vírgenes de selva con líneas costeras que presumen de una enorme variedad de especies marinas.

ThCh / ISTOCK

El avistamiento de ballenas es uno de los mayores atractivos de esta rica vida marina. Las aguas del Pacífico concentran en esta altura uno de los mejores lugares para su observación, entre los meses de julio y octubre; Bahía Solano y Cabo Corrientes son dos de los puntos más conocidos para llevar a cabo esta actividad. Otras épocas del año son también propicias para poder observar delfines o el nacimiento de tortugas en las playas, así como la contemplación de un sinfín de aves acuáticas durante largos periodos.

DC_Colombia / ISTOCK

Justo entre Bahía Solano y Cabo Corrientes encontramos uno de los lugares más espectaculares de todo el departamento, el Parque Nacional Natural Utría, uno de los más diversos del mundo tanto en especies como en ecosistemas. Un poco más abajo y sin abandonar la costa pacífica no podemos perdernos una visita a Nuquí, un paraíso para los amantes de las playas y el surf.

LUCKOHNEN / ISTOCK

Dejando la costa oeste y viajando hasta la costa opuesta, la que da al Mar Caribe, no podemos olvidarnos de Capurganá, que situada en el extremo del departamento sólo es accesible por aire o por mar. Sin embargo, es un lugar fantástico para el buceo, y el color de sus aguas junto con el telón de fondo de la selva tropical, hacen de este pueblecito el lugar perfecto donde perderse.