Descubrimos Chanthaburi, el rincón de Tailandia que pocos conocen

Es uno de los destinos estrella para este año y te contamos los motivos. 

Redacción Viajar
 | 
Foto: Jera Vano / ISTOCK

La Autoridad de Turismo de Tailandia (TAT) ha presentado una serie de “destinos estrella” a lo largo y ancho del país para este 2021, entre ellos Chanthaburi. Verdes bosques, cascadas, tranquilos pueblos pesqueros y pacíficas playas caracterizan a esta provincia costera del este de Tailandia con una orografía limitada por montañas en su parte norte y este. Además de contar con influencia occidental, especialmente francesa, y asiática, Chanthaburi también es conocida por ser centro de minería de piedras preciosas, por sus comunidades locales y por su gran variedad de frutas tropicales.

Dragonite_East / ISTOCK

Sus tesoros escondidos

La propia ciudad de Chanthaburi se erige como escapada perfecta dentro de la provincia. Con mucha historia a sus espaldas y un río que la atraviesa, la influencia occidental, especialmente francesa, puede contemplarse en mucha de su arquitectura, en concreto, en la catedral católica más grande de Tailandia, la Catedral de la Inmaculada Concepción, construida hace 300 años aunque su reconstrucción más importante tuvo lugar a principios del siglo XX, en 1903. Se trata de uno de los buques insignia del destino, de estilo gótico, con una cubierta original, que fue destruida para evitar que fuera visible y objetivo en la Segunda Guerra Mundial. Desde una de sus torres se observan unas bellas vistas de 2 kilómetros a la redonda y sus vidrieras brindan belleza y color a todo el interior.

Petchjira / ISTOCK

Las comunidades locales y ribereñas muestran la visión tradicional de Tailandia. En la propia ciudad de Chanthaburi, y marcando el desarrollo urbano de la zona, la comunidad ribereña Chanthaboon acoge un espacio de ocio y recuerdo para el visitante, con una amplia oferta de ocio y restauración, edificios emblemáticos con arquitectura fusión y rincones especiales diferentes pinturas para hacerse la foto para el recuerdo. También la comunidad Thachalab, principalmente de pescadores y dedicada a la cría de peces y ostras, son un ejemplo de la tradición thai, ya que son especialistas en el tratamiento del papiro, como material resistente y ecológico para elaborar diferentes productos como tapetes, recipientes, cajas, zapatos o bolsos. De hecho, se puede vivir en primera persona la experiencia de tratar el papiro.

Jera Vano / ISTOCK

Para conocer un poco más la historia que hay detrás de las gemas y joyas de Chanthaburi, no hay que perderse una visita a la comunidad local de Talad Ploy o al Museo en Vivo de la Asociación de Fabricantes de Joyas y Gemas de Chanthaburi, un espacio con salas de exposiciones y demostraciones del proceso de producción y tratamiento de gemas; con espacios audiovisuales temáticos. Además, en el Centro de aprendizaje comunitario Bo Ploy Lek Petch, se podrá experimentar en primera persona todo el proceso de excavación y tratamiento de la gema.

Naturaleza protagonista

Las granjas orgánicas, como la de Sutee, cuenta con un total de 16 hectáreas de una gran variedad de hierbas, especies y frutas cultivados de manera eficiente y orgánica, que se podrán cocinar y luego comer como producto propio de la granja. Chanthaburi es también conocida por su belleza natural. Tiene el 30% de las áreas naturales de todas las provincias orientales de Tailandia, con enclaves como el Parque Nacional Namtok Phliu, que se extiende una superficie de 134,5 kilómetros cuadrados o el Parque Forestal Khao Laem Sing, con 1.500 hectáreas de bosques de hoja perenne, pequeñas montañas de unos 172 metros sobre el nivel mar, playas e islas.

D.R

Asimismo, en su diversidad geográfica, destaca el punto escénico más hermoso del este de Tailandia, Nern Nang Phaya, o la playa Chao Laow, de atractivas aguas claras, ideal para practicar buceo. Una de las mejores puestas de sol en Chanthaburi puede contemplarse desde el área del Chedi Klang Nam en Ban Hua Laem. Construido en una roca para proteger a los pescadores, se accede a él mediante un puente de madera desde el que se observan unas bellas vistas del horizonte y el mar.