Las cataratas más altas del mundo

Pueden parecer casi irreales, pero estos saltos de agua son muy ciertos y dejan sin palabras.

Viajar
 | 
Foto: DouglasOlivares / ISTOCK

Los saltos de agua tienen el poder de obnubilar a quien lo ve en sentido inversamente proporcional a la altura de dicho salto. El movimiento del agua, que en ocasiones parece danzar, y el ruido que hace al caer, hacer que aquel que lo contempla pierda momentáneamente la razón y no atienda a ningún otro estímulo que no sea la propia caída del agua. Las más altas del mundo son auténticos espectáculos en los que pasar horas viendo tan solo cómo cae el agua desde cientos de metros de altura.

La catarata más alta del mundo es Salto Ángel (Bolívar, Venezuela) o Kerepakupai Vená, en pemón, que significa "salto del lugar más profundo". En el Parque Nacional Canaima, tiene  979 metros de altura, de los que 807 metros son de caída ininterrumpida. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994, su nombre se debe al  aviador estadounidense Jimmie Angel que en 1937 sobrevoló la zona y se posó en su cima, encontrando su ubicación exacta.

El Salto del Tugela (KwaZulu-Natal, Sudáfrica) es la segunda cascada más alta del mundo con 947 metros de altura divididos en cinco escalones. Esta cascada es fácilmente visible tras densas lluvias ya que en épocas de sequía, la caída de agua es de más difícil visión.

En tercera posición, se encuentra la catarata Las Tres Hermanas (Junín, Perú). En el Parque Nacional Otishi, rodeado por la selva tropical, la caída del agua es de 914 metros y salva hasta tres escalones antes de llegar al final. En épocas de lluvia, esta catarata alcanza hasta los 12 metros de anchura.

Es en Hawái donde se encuentra la cuarta catarata más alta del mundo. Bajo el nombre Olo'upena, al norte de la isla de Molokai, esta cascada de 900,07 metros de altura, en realidad sólo se puede observar desde el aire o desde el mar ya que la agua cae al mar directamente desde una acantilado, que además ha sido erosionado por el agua, lo que hace que el surco casi esconda la propia caída de agua.

Por último con el nombre de Yumbilla se encuentra la quinta cascada más alta del mundo. Ubicada en la provincia peruana de Bongará, en el departamento de Amazonas, supera los 895, 4 metros de altura rodeados por una exuberante naturaleza, creando un espectáculo sorprendente.