El Castillo de Colomares y la curiosa historia de la iglesia más pequeña del mundo

Se encuentra en Benalmádena, dentro del Castillo de Colomares, tiene el récord Guiness y su historia… merece ser escuchada

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: sphraner / ISTOCK

En plena Costa del Sol, y más concretamente en Benalmádena, nos encontramos con una pieza arquitectónica que es difícil creer que pueda existir en este lugar. Hablamos del Castillo de Colomares, un gran atractivo turístico de la ciudad que esconde varias curiosidades en su interior.

La primera de ellas es que este monumento de indudable regusto kitsch, construido por Esteban Martín entre 1987 y 1994, tiene una mezcla de casi todos los estilos arquitectónicos que han ido surgiendo a lo largo de toda la historia de España: románico, gótico, mudéjar y bizantino.

Victoria Shelest / ISTOCK

No solo eso, pues esta construcción es un homenaje a Cristobal Colón y el descubrimiento de América que esconde en su interior la iglesia más pequeña del mundo. Tanto, que mide tan solo 1,96 metros cuadrados.

Es precisamente el hijo de Esteban Martín, ahora propietario de este majestuoso castillo, el que nos ha atendido para contarnos cuál es el motivo real de la construcción de este templo y, por supuesto, para detallar el origen de la iglesia más pequeña del mundo.

herraez / ISTOCK

Este castillo no fue construido por un arquitecto de renombre, ni por un aparejador… ni si quiera por un albañil con ganas de hacer algo por su pueblo. No, no. Este castillo fue construido, como nos cuenta su propio hijo, “por un ginecólogo que, con la ayuda de dos oficiales de albañilería y en tan solo 7 años, decidió conmemorar el 500 cumpleaños del viaje de colon a América”.

Los orígenes del Castillo de Colomares

Este Castillo surgió de la idea de Esteban Martín, un hombre nacido en Granollers en 1926 que “tras pasar más de 30 años ejerciendo como cirujano y ginecólogo en Estados Unidos, al volver a su tierra, quería expresar su sentimiento de patria realizando algo con motivo de la hispanidad”.

Y decidió hacerlo con un monumento al ‘descubrimiento de América’. Cuenta su hijo que “tras vivir la experiencia de su vida fuera de su hogar, quiso plasmar de alguna forma una idea al volver a él”. Una idea que, cuenta, “depende de como uno se aproxime a la historia”.

CaronB / ISTOCK

Y es que queda claro que la forma de mirar al pasado de los años 20, sobre todo ante los hechos históricos que relacionan a Colón con el descubrimiento de América, son muy diferentes a los que sentimos en la actualidad ante esos hechos.

No fue hasta 1994 cuando terminó esta impecable obra, que ha quedado en Benalmádena como un símbolo del intercambio cultural desencadenado tras el descubrimiento de América en 1492.

sphraner / ISTOCK

Este monumento, más allá de las pretensiones y anhelos de patria de su creador, cuenta con “cientos de tallas iconográficas realizadas de forma manual y artesanal que indican y citan a toda la historia relacionada con Colón”. Tal es así que aquí podemos encontrar representaciones artísticas de “La Niña, la Pinta y la Santa María, las tres naves con las que Colón partió a hacia lo que el creía que era Asia”.

sphraner / ISTOCK

La Iglesia más pequeña del mundo

Es una de las estancias de este Castillo que más llaman la atención. ¿Por qué? Porque es la más pequeña del mundo y tiene un Récord Guiness por ello.

“Se encuentra dentro del edificio principal, en una estancia reservada únicamente para ella”, y tiene el estatus de iglesia, precisamente, “porque fue consagrada por el Prior de Monasterio de la Rábida”, nos cuenta el hijo de Esteban Martín.

sphraner / ISTOCK

Tal es su tamaño que “en su interior solo cabe un cura y medio monaguillo”, relata. En su interior, además, se ha llegado a oficiar una boda. “Alguna vez se ha hecho una boda en esta iglesia, pero los novios no caben dentro… así que se tienen que quedar fuera porque dentro solo cabe el cura”. A pesar de ello “la iglesia dispone de todo lo necesario para hacer los oficios”.

Interior del Castillo de Colomares. A la derecha, la iglesia. | Castillo de Colomares

Esta iglesia, además, está dedicada a Santa Isabel de Hungría, una santa que gustaba mucho al creador de este castillo y que se hizo santa por una historia muy bonita y de la que podemos encontrar una talla a mano en su interior.

sphraner / ISTOCK

Se dice que cuando Isabel de Hungría estaba repartiendo pan a los pobres a escondidas de su familia, su cuñado la descubrió quitándole de un manotazo la pieza de tela que tapaba la cesta de pan. Fue entonces cuando Dios la encubrió transformando este pan en rosas.

Otra curiosidad de este templo es que en su interior se encuentra una interpretación de la imagen de Cristo peculiar. Esta representación es la de “un cristo desnudo y sujeto por un solo clavo y por una sola mano, extendiendo la otra mano hacia delante para dar el perdón de una forma más humana”.

Pero el Castillo de Colomares, además de tener su historia propia y sus curiosidades, es un lugar que ofrece a la ciudad de Benalmádena un añadido al turismo de sol y playa que, sinceramente, nos encanta.