Cantabria recupera todo un clásico del termalismo

Con unas modernas instalaciones termales, el Gran Hotel Balneario de Solares, un establecimiento de categoría cuatro estrellas que se encuentra ubicado muy cerca de Santander y del aeropuerto internacional de Cantabria, recupera la tradición de uno de los balnearios más clásicos del norte de España, que extendió su actividad desde finales del siglo XIX hasta el año 1976 y que fue durante más de un siglo el referente de toda la oferta balnearia de la región. Su arquitectura, con un marcado componente histórico, evoca el estilo romántico de su antecesor y reconstruye fielmente uno de sus antiguos pabellones. El complejo dispone de 113 habitaciones, restaurante, piscina exterior y salas de congresos y convenciones, aunque el plato fuerte de su oferta reside en sus instalaciones balnearias y en sus tratamientos con aguas termales procedentes del Manantial de Fuencaliente, que tienen propiedades bicarbonatadas, cloruradas, cálcicas y sódicas, idóneas para tratamientos digestivos, metabólicos, antiinflamatorios, diuréticos y del sistema nervioso. Información: www.hotelbalneariosolares.es