Cantabria promociona sus dulces típicos

El gobierno cántabro ha constituido la Cofradía del Sobao y la Quesada cuya finalidad es promocionar en todos los ámbitos estos dos dulces tan típicos de la tradición culinaria cántabra.

Raúl Sánchez Costa
 | 
Foto: Revista viajar

El origen de ambos dulces se encuentra en los verdes prados donde se obtienen las materias primas con las que se elaboran estos exquisitos bocados. Sus condimentos, fundamentalmente, son la leche, mantequilla y huevos de casa, junto con la harina procedente de los pueblos vecinos de Castilla y León.

Al mismo tiempo, y con la llegada del verano, comienza la temporada de captura del bonito. Las lonjas comienzan a llenarse de este sabroso bonito, típico en los platos estivales de la región.

La marmita o sorropotún, guiso a base de patatas y bonito propio de las zonas costeras de Cantabria, las rodajas de bonito a la plancha y las múltiples posibilidades culinarias de este pez, como el rico tartar, o el ‘pollo marino'' de Laredo, se cuelan en las cartas de los restaurantes y en las cocinas de Cantabria, aportando el aroma más veraniego y marinero de la gastronomía de la región.