Camerún, o cómo recorrer toda África en un solo país

Hay algunos viajes que dejan huella. Países cuyos colores impregnan y hechizan; Camerún es uno de ellos.

Jean-Paul LABOURDETTE/Petit Futé
 | 
Foto: HomoCosmicos / ISTOCK

Esta viaje es una propuesta de la guía 'Camerún' reciente publicación de la prestigiosa colección Petit Futé de la editorial Alhenamedia 

La palabra que mejor lo describe es, seguramente, diversidad. Diversidad de idiomas (inglés, francés, decenas de idiomas locales y pidgin); diversidad de religiones (cristianismo, islamismo, animismo); diversidad gastronómica y cultural dan forma a uno de los pueblos más fascinantes del mundo. El país también es conocido como «África en miniatura».

Edouard Tamba

Desde el golfo de Guinea hasta el lago Chad, bisagra entre el África Central y Occidental, Camerún se caracteriza por paisajes tan diversos como magníficos. Un océano soberbio y acogedor, con aguas a 25 °C durante todo el año y playas de arena fina que van desde el blanco inmaculado de Kribi hasta el ébano de las playas volcánicas de Limbe, al pie del majestuoso monte Camerún, el «carro de los dioses».

Río Wouri | Tse Ernest Chi

Luego viene el bosque ecuatorial, el segundo más grande de África, exuberante, impenetrable, triunfante sobre la naturaleza y que solo da paso a la sabana bajo los golpes del Sahel. Entre estos últimos, una cadena de volcanes inactivos y la meseta de Adamaua ofrecen, a una altitud de 1200 m, magníficos paisajes, climas suaves y tierras fértiles cultivadas por pueblos con una rica historia y un pasado muy presente. Valores ancestrales, autenticidad y un crisol de tradiciones se combinan con una juventud dinámica y moderna.

SylvieBouchard / ISTOCK

Un viaje a Camerún sigue siendo, en muchos aspectos, una aventura. Una aventura rica, emocionante e inolvidable.

Lo más destacado:

Un destino moderno

Hace tan solo unos años, hacer turismo en Camerún se convertía fácilmente en toda una expedición por lo poco desarrollados que estaban el transporte y las infraestructuras hoteleras, y lo poco capacitadas y organizadas que estaban las autoridades y la población para recibir y orientar a los turistas.

Edouard Tamba

Aunque ir a Camerún suponga, aún hoy, una aventura, sobre todo si viaja solo y por sus propios medios, no podemos ignorar que se han hecho grandes esfuerzos para cambiar las mentalidades, valorizar el importante potencial turístico del país, que sigue estando en gran medida infraexplotado, y recibir a los turistas de la mejor manera posible. Esto fue acompañado, política y administrativamente, por la transformación de la Delegación General de Turismo, creada en 1975, en la Secretaría de Estado de Turismo en 1986, y finalmente en el Ministerio de Turismo en 1997. Con sede en Yaundé, cuenta con una delegación provincial en cada capital de provincia del país.

Mercado en la capital de Cancún: Yaounde | jasantiso / ISTOCK

Al mismo tiempo, se han abierto escuelas especializadas en turismo, tanto públicas como privadas, para formar a profesionales del sector y promover el desarrollo de las agencias de viajes. Pero es sobre todo en el sector hotelero donde se han empleado importantes recursos, no solo para aumentar la capacidad de acogida del país, sino también para aumentar el nivel de confort general.

Edouard Tamba

Todos estos esfuerzos han permitido mejorar considerablemente la acogida de los viajeros, en particular los turistas de negocios, que siguen siendo la mayoría de los visitantes. Y aunque queda mucho por hacer (especialmente en el ámbito del transporte, la seguridad y la corrupción), la aventura en la mayor parte del país ya no es incompatible con un cierto bienestar y confort.

Además, los cameruneses son en general muy amables y acogedores y, a pesar de que nunca sean completamente desinteresados (aunque bien mirado, ¿no es una actitud legítima?), no dudarán en ayudarle, ponerse a su disposición y mostrarle su país.

Edouard Tamba

Paisajes de matices

Los paisajes son sin duda uno de los grandes tesoros de Camerún. Son magníficos y cambian completamente de norte a sur y de este a oeste: ya sea el imponente monte Camerún, cerca de Buea, con una altura de 4100 m, las cascadas de Ekom Nkam, en época de lluvias, los numerosos lagos de cráteres de los montes de Manenguba o Bamboutos, los paisajes lunares del extremo norte, llenos de impresionantes picos rocosos, las selvas vírgenes de la costa y del sur, las grandes playas desiertas del golfo de Guinea o las verdes colinas del oeste; por lo que es difícil no dejarse seducir por la belleza natural del país.

cristinajanes / ISTOCK

En cuanto a la fauna y la flora, también son de una variedad extraordinaria: podrá observar, entre otros, elefantes, jirafas, leones, hipopótamos, búfalos, gacelas, antílopes, cocodrilos, una gran variedad de monos, cobos, damaliscos, elands de Derby, pitones, varanos, avestruces y miles de especies de aves; pero también plantaciones de té, café, plátanos, cacao, algodón, tabaco, caucho y aceite de palma.

Zocha_K

Camerún tiene muchos parques nacionales: el famoso Parque Nacional de Waza, en el Extremo Norte del país, el parque de Benue, el Parque Nacional de Boubandjida, en el norte, el Parque Nacional de Korup, en el suroeste, y el Parque Nacional de Campo‐Ma’an o el de Lobeke, en el sur.

Una cultura polifacética

Con sus 250 etnias, Camerún posee una riqueza cultural excepcional que no ha perdido nada de su autenticidad. Los fulani, los pigmeos, los bantúes, los bamileke y los bamum, así como los tikar o los árabes choa, tienen tradiciones culinarias, vestimenta, artesanía, música, religión, hábitat y costumbres propias, y a menudo hablan su propio dialecto. Así pues, los campamentos pigmeos no tienen nada que ver con las cabañas de barro de los musgum, que a su vez difieren de las chozas bamileke; y las chefferies del noroeste son muy distintas del lamidato de Rey Bouba o de Pouss, la chefferie de Oudjilla o el sultanato bamum de Foumban. La música y la danza también varían de una región a otra, al igual que las ceremonias tradicionales (funerales en el oeste, el gran festival de nguon en Foumban, el ngondo en Duala, el achum en Bafut, etc).

georgeclerk / ISTOCK

En cuanto a la artesanía camerunesa (tejidos, escultura, cestería, curtiduría, alfarería, forja...), basta con ir a los mercados y cooperativas locales para descubrir su gran variedad. En resumen, no dude en ir a ver el trabajo de los artesanos en Djingliya, ni de asistir a los encantamientos del hechicero del cangrejo cerca de Rhumsiki, o la fantasía de Garua, ni de admirar las canciones y bailes con trajes tradicionales del festival de los nguon en Foumban, ni de pasear por los coloridos y animados mercados de Mora, Mokolo y Marua para conocer a los curanderos tradicionales y, por qué no, para animar a los Leones indomables en el estadio Ahmadou Ahidjo de Yaundé. Sin duda, se llevará unos recuerdos inolvidables de su viaje a Camerún.

Tse Ernest Chi / ISTOCK

Una naturaleza de contrastes a lo largo de las estaciones

El clima de Camerún es muy variado, desde tropical, húmedo o seco (saheliano), hasta ecuatorial. Durante la estación de lluvias, de junio a octubre, las precipitaciones son muy intensas y casi diarias (especialmente en las provincias del Litoral, del Sur y del Suroeste, donde las lluvias comienzan en mayo y se prolongan hasta principios de noviembre) y las temperaturas más suaves (una media de 18 a 27 °C , dependiendo de la región).

MarkLinnard / ISTOCK

El resto del año, Camerún disfruta de un sol fuerte y de temperaturas altas (o incluso muy altas, sobre todo en el Extremo Norte): de 25 a 30°C de media. Los meses más calurosos son marzo, abril y mayo; los más agradables para viajar son diciembre, enero y febrero.