Calella de Palafrugell, el pueblo costero que inspiró la canción 'Mediterráneo' de Serrat

El inconfundible e idílico retrato de la Costa Brava

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: AlexKazachok2 / ISTOCK

Calella de Palafrugell encarna la más pura esencia de la Costa Brava. Un pueblo de pescadores que ha sabido conservar su autenticidad a pesar del impacto del turismo, que nos enamora con sus cuidadas estampas veraniegas frente a las aguas del mar Mediterráneo.

Sergey Gratulevich / ISTOCK

Una población que supo embrujar a Joan Manuel Serrat en su juventud para que fuera fuente de inspiración de una de las canciones más populares de la década de los 70 y todo un símbolo de una parte importante de la idiosincrasia de nuestro país.

photooiasson / ISTOCK

Una pedanía que asoma al Mediterráneo en un lugar privilegiado

Calella de Palafrugell es una pedanía del municipio de Palafrugell, situada en una franja costera de la Costa Brava perteneciente a la provincia de Girona.

Un punto de la comarca del Bajo Ampurdán con carácter marinero, herencia de las familias de pescadores que lo han habitado mayoritariamente en el pasado.

AlexKazachok2 / ISTOCK

El gran mérito de esta localidad ha sido sin duda el conservar ese ambiente marinero y respetar la personalidad que han creado sus gentes a lo largo del tiempo, dando lugar a un destino genuino que es ampliamente apreciado en este sentido por los visitantes foráneos.

Su casco antiguo, poblado en torno a estrechas calles en las que se levantan preciosas casas tradicionales de paredes blancas y techumbres de teja roja, nos sumerge en una atmósfera rural que seduce con su encanto.

nito100 / ISTOCK

Frente a este entramado urbano que nos encandila, la Playa de Port Bo es la cara más conocida de entre las postales que presentan a Calella de Palafrugell. El mayor icono son los porches – conocidos localmente como les Voltes -, que no son sino soportales construidos a base de arcos y bóvedas que protegen de las inclemencias del tiempo y de los rayos del sol, desde los que el mayor disfrute consiste en ver pasar el tiempo con la maravillosa vista al frente del mar y las pequeñas embarcaciones de pescadores varadas en la arena; una estampa que continua en la contigua Playa del Canadell, con los coloridos portones en primera línea litoral.

juriskraulis / ISTOCK

Asimismo, Calella de Palafrugell se distingue por un entorno privilegiado, en el que las pequeñas calas se suceden a lo largo de la abrupta costa de la Costa Brava, dibujada con la presencia de bosque mediterráneo y la imponente figura de Cabo Roig.

georgeclerk / ISTOCK

No hay nada mejor que internarse por esta línea litoral a través los «Caminos de Ronda» – antiguos senderos que servían para unir los puestos de vigilancia de la costa -, mientras descubrimos a nuestro paso excelentes miradores como el de la Punta dels Burricaires, desde donde contemplar las mejores vistas panorámicas de todo el pueblo de Calella de Palafrugell.

Eloi_Omella / ISTOCK

Un pueblo ligado a la música

Joan Manuel Serrat sintió el encanto de esta localidad y dio a luz una de las canciones más representativas de su repertorio en el antiguo Hotel Battle, pero es sólo una muestra del idilio que mantiene esta población con la música.

Ludovic Debono / ISTOCK

No obstante, en el castillo de Cap Roig se lleva a cabo el festival que lleva el nombre de este accidente geográfico. Uno de los mejores festivales veraniegos del mundo, en el que participan tanto artistas nacionales como internacionales en un contexto magnífico, acompañado por la belleza del cercano Jardín Botánico que se ubica en el cabo, y que es señal de identidad de Calella de Palafrugell.

Eloi_Omella / ISTOCK

Junto a este prestigioso festival, también es de renombre su Cantada d’havanares, un festival de habaneras que se celebra cada año a principios del mes de julio, que se ha convertido igualmente en uno de los eventos más importantes de toda la Costa Brava.

Laura Rosina / ISTOCK

No es de extrañar, por tanto, que este rincón del mediterráneo haya atraído al mundo artístico de una manera tan intensa, acaparando la atención de personalidades que han sabido apreciar su belleza e, incluso, su hospitalidad, como ocurrió con el célebre escritor y periodista Josep Pla, que estableció en esta localidad su residencia.