Calcata, el hermoso pueblo italiano al que salvaron los 'hippies'

Descubre la villa medieval más bohemia de Italia...

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: e55evu / ISTOCK

A mitad de camino entre Roma y Viterbo, a unas cuantas decenas de kilómetros de ambas ciudades, dos núcleos de población colindantes comparten nombre: Calcata Nueva y Calcata Vieja.

ValerioMei / ISTOCK

Ambas fruto de una misma realidad, su fisionomía difiere notablemente a merced del relieve. Mientras la primera se localiza en la parte baja y llana del entorno, la segunda se ubica encaramada en lo alto de un promontorio rocoso rodeada de bosque casi en su totalidad.

ROMAOSLO / ISTOCK

Esta última, Calcata Vieja, uno de los pueblos medievales mejor conservados de Italia, estuvo a punto de desaparecer durante el primer tercio del siglo XX, siendo rescatado de su abandono décadas después gracias a la lenta llegada de hippies y extranjeros, que encontraron en esta impresionante localidad todo un remanso de paz.

futurewalk / ISTOCK

El renacer de un pueblo abocado a su desaparición

Esta pequeña población de la provincia de Viterbo ancla sus orígenes en los asentamientos etruscos de la zona, aunque su configuración actual data del medievo.

e55evu / ISTOCK

Encumbrada a más de 100 metros de altura en lo alto de un promontorio de tufo – un tipo de roca volcánica -, al igual que otras localidades que comparten esta característica como Civita di Bagnoregio, vio cómo la erosión de este tipo de roca hacía peligrar la sostenibilidad de un asentamiento histórico en este punto.

e55evu / ISTOCK

Dada la peculiaridad del relieve sobre el que se asienta, en la década de 1930 las autoridades advierten del peligro de habitarlo.

e55evu / ISTOCK

Abandonado poco a poco como consecuencia del riesgo que se anunciaba, el pueblo fue perdiendo población hasta principios de los años 70 en favor de la nueva ubicación de Calcata Nueva, si bien en la década anterior habían comenzado a llegar al pueblo pequeños grupos de hippies que descubrieron el valor de la magnífica villa medieval olvidada.

Mauricio Artieda

Un lento goteo de nuevas llegadas, en su mayoría extranjeros, fueron reviviendo los muros de Calcata, animando a más personas – esencialmente artistas y bohemios – a adquirir las casas abandonadas.

El renacer de un pueblo abocado a su desaparición

Gracias a la llegada de sus nuevos habitantes, que impidieron la progresiva desaparición de Calcata Vieja, hoy podemos disfrutar de esta comunidad asentada en un escenario de cuento.

Freeartist / ISTOCK

Las casas, las callejas empedradas, los arcos, las escaleras y el ambiente sosegado que se respira, invitan a quedarse a vivir allí para siempre.

Los numerosos artistas que habitan la villa dan luz a las piedras y aportan un clima multicultural, gracias a asociaciones que crean conciertos o exhibiciones de arte, junto con la presencia de negocios de artesanía y restauración que son una motivación especial para los visitantes del lugar.

Photo Beto / ISTOCK

La comida natural y de cercanía que se disfruta en sus establecimientos, la naturaleza que rodea el enclave – el Parque Regional del Valle del Treja – y las maravillosas vistas que nos regala su posición elevada, acompañan al placer de vivir en esta pequeña población en la que un único acceso y la imposibilidad de acceder con coche permiten mantener la más absoluta tranquilidad.

Aldo Costigliolo / ISTOCK

Un escenario de película – varios metrajes cinematográficos han aprovechado su belleza – para una atmósfera cautivadora donde el arte, la historia y la naturaleza son valores en alza.