Te contamos por qué Budapest es, con razón, "la ciudad de los puentes"

Son de una belleza peculiar y unen mundos y vidas. Y aquí, en Budapest, unen a Buda y a Pest en unos puentes que surcan las aguas del Danubio. ¿Suena bien, no? Te lo contamos...

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: focusstock / ISTOCK

Si visitas Hungría te habrás dado cuenta de que los 9 puentes principales sobre el Danubio dividen a la capital, Budapest, en dos partes. Y esto es lo que le da la razón de ser unos importantes nexos de unión que ocupan un lugar en el corazón de sus habitantes. Y no solo por su carga icónica o su belleza, sino porque facilitan sus tareas diarias y revitalizan su ciudad.

Avanzando de sur a norte, los protagonistas son el Puente Deák, la conexión del sur; el Puente Rákóczi, que nos brinda una bella vista al Teatro Nacional construido en el lado de Pest; los clásicos puentes Petőfi, de La Libertad, Erzsébet, de Cadenas y el Margit; seguidos por el Puente Árpád, compañero cotidiano de los habitantes del norte de Budapest y, finalmente, el moderno y majestuoso Puente Megyeri.

AndrijTer / ISTOCK

Pero si quieres hacer un itinerario por sus magníficos puentes, es inevitable conocer, en primer lugar, los grandes clásicos. ¿Por qué? Porque son los que unen ambas partes del centro de la ciudad y porque en sus extremos hay lugares de interés que, por si solos, merecen una visita.

El puente más antiguo de la capital, el Puente de Cadenas Széchenyi, conocido como Puente de Cadenas, fue abierto al público en 1849. El puente de casi 170 años es, prácticamente, un símbolo de la capital húngara. 

Puente de Cadenas Széchenyi, Budapest | Peter_Horvath / ISTOCK

Si cruzamos de Pest a Buda, la obra maestra arquitectónica custodiada por los prestigiosos leones de piedra, desde el Palacio Gresham hasta la estación del funicular de Budavár podremos ascender en unos minutos hasta el Castillo de Buda. En el Puente de Cadenas, se organizan con frecuencia festivales, carreras y en el aniversario de la fundación del Estado, el 20 de agosto de cada año, disparan desde aquí los más grandiosos fuegos artificiales del año.

Hoy día, el recientemente restaurado Puente de la Libertad también goza de gran popularidad, que oficialmente, desde 2018, es tomado por los peatones todos los fines de semana del verano. En estas ocasiones, los músicos callejeros y los jóvenes toman el poder sobre la obra maestra de color verde oscuro inaugurada por primera vez en 1896. 

Imre Cikajlo / ISTOCK

A ambos lados del cuarto puente de Budapest, el de la Libertad, se encuentran campus universitarios. En el lado de Buda, el de la Universidad Politécnica de Budapest, y en Pest, la Universidad Corvinus de Budapest. 

Si cruzamos el puente desde Buda hacia Pest, a nuestras espaldas dejamos el emblemático edificio del Hotel Gellért y la Citadella y frente a nosotros encontraremos el mercado cubierto más grande y antiguo de Pest, el Gran Mercado, donde podemos encontrar todas las delicias húngaras en los puestos de venta locales.

Puente de la Libertad, Budapest | tunart / ISTOCK

Con toda seguridad, uno de los puentes más populares entre excursionistas y ciclistas es el que une a Buda, Pest y la más bella isla de la capital, la Isla Margarita y que toma el nombre de Puente Margit Tanto la pista de carreras como la ciclovía que atraviesan el puente nos llevan, desde ambas direcciones, al interior de la isla. 

eranicle / ISTOCK

El puente totalmente restaurado en 2011, fue inaugurado en 1876, y en 1900 fue conectado con un ala adicional a la Isla Margarita. La Isla Margarita es fuente de recreación para quienes quieren apartarse del ruidoso ambiente urbano. Ideal para picnics, el ejercicio físico, el largo paseo e incluso para probar los coches-bicicleta únicos en la isla.

Por supuesto, los demás puentes también son de merecida visita, pero no reúnen la carga icónica e histórica que pueden reunir sus grandes clásicos. Aún así… ¿Por qué no visitarlos también?