Bucear en la isla de Ustica

Frente a las costas de Palermo nos encontramos con uno de los paraísos de los buceadores del Mediterráneo, la isla de Ustica.

Foto: Jeffrey L. Rotman/CORBIS

En el mar Tirreno a 67 kilómetros frente a Palermo se halla el pequeño islote de Ustica, declarada Reserva Natural Marina en 1986. Su función como prisión hasta 1950 y durante toda la época fascista hizo que su naturaleza permaneciera casi intacta hasta hoy en día.

Esta isla se caracteriza por su origen volcánico, y es que, en realidad es una caldera volcánica sumergida. Además cuenta con numerosas grutas que se abren alrededor de todo su litoral hacia la costa. Pero no es por es por esto por lo que es uno de los lugares preferidos por los buceos sino por sus impresionantes arrecifes con numerosos salientes, sus cuevas y cavernas y la espectacular fauna que habita en sus aguas como morenas, barracudas o atunes.

Uno de lo lugares favoritos de los buceadores es la ciudad sumergida de Osteodes, declarada Patrimonio Cultural Subacuático por la UNESCO. En 1990, se creó un itinerario subacuático en Punta Gavazzi, Ustica, que brinda a los buzos la oportunidad de admirar los numerosos sitios de interés de ese lugar. La protección de que disfrutan posibilitó también la conservación de los corales negros y las tortugas. Además, en los alrededores se pude disfrutar de algunos pecios (fragmentos de naves que han naufragado) y de algunas pintorescas formaciones de lava negra petrificada.

Pero si por algo los buceadores aman esta isla es por la claridad de sus aguas y por ser una de las zonas más vírgenes de toda Europa.

// Outbrain