Bruselas, pura magia navideña

Si buscas un lugar donde vivir unas navidades que jamás olvidarás, lo has encontrado. Durante cinco semanas, la ciudad se convierte en una fantasía de música, luces, artesanía y aroma a canela y chocolate caliente. Un cuento navideño perfecto.

VIAJAR para Visit Bruselas
 | 
Foto: Visit Bruselas

La Navidad es la época del año preferida de los belgas. Se entregan a su celebración en cuerpo y alma, aunando tradición e innovación para convertir la ciudad en un lugar de fantasía. Decorado hasta el último rincón, del 30 de noviembre al 6 de enero, el centro de Bruselas se convierte en el escenario suntuoso de los Placeres de Invierno (Plaisirs d’Hiver), un evento global que inunda la ciudad de Navidad, multiplicando su atractivo y potenciando aún más su carácter acogedor.

Un enorme árbol de Navidad se alza en medio de la Grand-Place, epicentro de las celebraciones, espectáculos y eventos culturales que se desarrollan en esas fechas. Es ahí donde, por las noches, tiene lugar un asombroso espectáculo de luz y sonido que realza el esplendor de una de las plazas más bellas del mundo. Desde ahí arranca también el Mercado de Navidad de Bruselas que llena las calles hasta la Place Sainte-Catherine, donde se ubica esta antiquísima iglesia que es el primer edificio que se construyó dentro del recinto fortificado que en la Edad Media era Bruselas. A lo largo de dos kilómetros y medio se distribuyen las más de 270 casetas de madera en las que es fácil encontrar el regalo navideño perfecto y donde los aromas de los dulces y gastronomía típica (salchichas, cerveza, tartiflettes…) embriagan el ambiente. Lo ideal es detenerse a cada paso a disfrutar de los espectáculos callejeros con algo calentito entre las manos. El chocolate siempre es una buena idea en Bruselas, pero algo todavía más típico de estas fechas es el vino caliente (vin chaud) especiado con canela. ¡No hay nada más navideño en este rincón de Europa!

¿Qué más podrás hacer en una escapada navideña a Bruselas? Subirte a la Gran Noria en la Place Sainte-Catherine para maravillarse con las mejores vistas de toda la ciudad y su esplendoroso invierno o atreverte sobre la pista de hielo, una tradición que podrás hacer tuya.

Y, como la Navidad adquiere su mayor belleza cuando cae el sol y se encienden las luces, puedes dedicar el día a estas otras tres citas que serán también tres placeres más en Bruselas.

Train World. Recorrer este museo es un apasionante viaje por el tiempo. Es una excursión activa para todas las edades que permite al visitante entrar en la casita del ferroviario, pasear entre locomotoras y subirse a trenes de más de 100 años, entre otras experiencias únicas. Aquí se puede ver la locomotora de vapor más antigua que se conserva en Europa, la famosa Pays de Waes, construida en 1842, admirar el esplendor de los auténticos carruajes reales o recorrer en el Trans-Europe Express (TEE) de acero inoxidable, predecesor del tren de alta velocidad. Los amantes de los trenes podrán incluso saber lo que se siente al conducir un tren poniéndose a los mandos del simulador. ¡Diversión sobre raíles en el país donde se construyeron las primeras líneas ferroviarias del continente!

Visit Bruselas

Atomium  y Museo de Arte y Diseño del Atomium (ADAM).  A medio camino entre escultura y arquitectura, el Atomium ha sido considerado un icono de Bélgica y Bruselas desde su inauguración en la Exposición Universal de 1958. No sólo ofrece unas vistas espectaculares, sino que en tres de sus nueve esferas albergan exposiciones temporales y permanentes, entre ellas una en la que empaparse de la pintura surrealista de Magritte. En la esfera más alta hay un restaurante en el que se puede disfrutar al mismo tiempo de la panorámica y de un  aperitivo o menú gastronómico a 100 metros de altura. Y al lado, el Museo ADAM, recoge exposiciones temporales y también una permanente, llamada “Plasticarium”, única en el mundo, y que reúne todo tipo de mobiliario y objetos de plástico, desde aquellos de uso cotidiano a obras de arte. 

Christophe Licoppe

Grand Casino Bruselas VIAGE. Ubicado en el corazón de la ciudad de Bruselas, en pleno centro histórico, este es un lugar creado para el relax y la diversión. Cuenta con más de 400 máquinas de juego, ruletas y mesas de póker y blackjack, pero es mucho más que un lugar para tentar a la suerte: es también un punto de encuentro, un espacio de diseño contemporáneo y ambiente cosmopolita donde tomar un cóctel o disfrutar de una exquisita comida. Tanto si el plan es una cena íntima para dos o una divertida noche con amigos, en RestoViage encontrarás opciones al gusto de todos (cocina italiana, asiática o de la cocina clásica francesa-belga), y además abierto hasta la madrugada (de 18.00 a 2.30 horas durante la semana y hasta las 03:30 los viernes y el sábados).

Benoit Vos
// Outbrain