Bremen, la mágica ciudad de Koki, Tonto, Lupo y Burlón

La encantadora población alemana de Los Trotamúsicos. 

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: golero / ISTOCK

Bremen es una ciudad del noroeste de Alemania que, pese a no ser una de las más turísticas del país teutón, es una población especial que cuenta con motivos suficientes como para visitarla y disfrutar de su magia.

querbeet / ISTOCK

Con un área metropolitana de más de medio millón de habitantes, fruto de su importante puerto – desplazado hace tiempo hasta la localidad de Bremerhaven - y una industria diversa que desarrolla aquí su actividad, su tamaño y relevancia no deben llevarnos a engaño, pues en realidad se trata de una coqueta ciudad con un casco histórico perfectamente asequible para recorrer a pie y con un ambiente muy agradable.

Juergen Sack / ISTOCK

Situada siguiendo el trazo del río Weser, que la atraviesa para seguir, a pocos kilómetros, hasta su desembocadura en el mar, pese a contar con modernas empresas como Airbus o Mercedes se trata de una población con más de un milenio de antigüedad. 

La ciudad de Los Trotamúsicos

La mítica serie de dibujos animados de Los Trotamúsicos, basada en el cuento de los hermanos Grimm Los músicos de Bremen, nos traslada inmediatamente hasta la ciudad alemana, objetivo de cuatro animales que se juntan tras huir de sus distintos dueños y encontrar en la música su nexo de unión. 

saiko3p / ISTOCK

Un gallo, un burro, un perro y un gato, caracterizados en la serie como Koki, Tonto, Lupo y Burlón son, sin lugar a dudas, el símbolo por excelencia de esta ciudad alemana. Una curiosa y llamativa escultura de bronce situada junto al Ayuntamiento, en la plaza más importante de la población, la Marktplatz, representa este famoso cuento de los hermanos Grimm y hace un tributo a esta popular fábula.

aldorado10 / ISTOCK

La estatua, creada en 1951 y colocada en el lugar actual dos años más tarde, es una de las mayores atracciones de Bremen. Según la tradición, agarrar ambas patas del burro – abrillantadas por el continuo contacto – da buena suerte, mientras que agarrar una sola representa a un burro dando la mano a otro burro... No olvides buscar en la plaza una falsa alcantarilla circular instalada en honor a este cuento. Al introducir una moneda por una rendija de la misma, oirás los sonidos de los animales y contribuirás a una buena causa.

Los encantos de Bremen

Más allá del halo de magia que el cuento de los hermanos Grimm otorga a Bremen, la ciudad nos muestra una cara llena de encanto donde podremos encontrar diferentes lugares muy interesantes. Para empezar, en la misma Marktplatz, nos topamos con los dos puntos de la población declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: la estatua de Rolando y el Ayuntamiento. La estatua de Rolando – un comandante del siglo VIII convertido en leyenda -, de casi seis metros de altura, ajustada sobre una especie de templete que la enmarca, data de 1404. De acuerdo a la creencia popular, si la estatua desaparece la ciudad perderá su independencia, por lo que se guarda una copia para reemplazarla en el caso de que algo sucediera a la original.

saiko3p / ISTOCK

El otro de los puntos Patrimonio de la Humanidad es el mismo Ayuntamiento, un bellísimo edificio del siglo XV que se encuentra acompañado por otro magnífico monumento en uno de los costados de la Marktplatz, la Catedral de San Pedro, erigida entre los siglos XI y XVI; otra maravillosa edificación cuyas impresionantes torres crean una estampa realmente extraordinaria.

golero / ISTOCK

De la plaza sale una concurrida arteria llamada Sögestrasse, con una actividad comercial trepidante, en la que llaman la atención la serie de esculturas que hacen honor al pasado de la calle, cuando servía para la venta de cerdos ligada al mercado de la plaza.

Siguiendo la calle hasta llegar al puente Herdentor, vemos a nuestra izquierda otra de las imágenes más icónicas de Bremen, el Mühle am Wall, un fantástico molino de viento emplazado en un tranquilo y bonito parque donde antiguamente se situaban las murallas.

saiko3p / ISTOCK

Justo en dirección contraria, avanzando desde la Marktplatz hacia el río Weser, conviene detenerse frente a la curiosa casa conocida como Glockenpeil House, que cuenta con un carrillón formado por decenas de campanas que suena varias veces al día durante varios minutos, acompañado por el movimiento de una torre giratoria con unas figuras. Junto a esta casa, tampoco hay que dejar pasar la ocasión para recorrer la calle Böttcherstrasse, una de las más bellas y auténticas de Bremen.

trabantos / ISTOCK

Desde allí y siguiendo el curso del río hacia su desembocadura, no podemos dejar de recorrer el paseo de la ribera derecha, en el que encontraremos anclado el famoso buque Alexander von Humboldt, un velero reconvertido que es todo un símbolo para los habitantes de la ciudad; más adelante llegaremos hasta la zona de Schlachte, un animado tramo con todo tipo de locales de restauración.

Meinzahn / ISTOCK

Por último, volviendo en dirección opuesta y remontando el río por el paseo, dejaremos a nuestra izquierda el barrio de Schnoor. Adentrarse en él supone sumergirse en un mundo de calles estrechas, adoquinadas y con encantadoras y coloridas casas, corazón del antiguo entramado medieval de Bremen; un espacio perfecto para finalizar nuestra visita por esta tranquila ciudad en la que el peatón convive de manera natural con las bicicletas – es una de las ciudades europeas con mayor número de ellas -.

aldorado10 / ISTOCK