Bocairent, el pueblo de Valencia que hizo de la roca su morada

Casi en la frontera entre las provincias de Valencia y Alicante, una preciosa población ha ido asentando sus raíces en un cerro a lo largo de los siglos, dando lugar a un patrimonio asombroso que te hará vivir una experiencia que te dejará «de piedra». 

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: PobladuraFCG / ISTOCK

Situada en el valle, junto a la Sierra de Mariola, y no muy lejos de la costa mediterránea, una villa que ha aprovechado la existencia de un cerro para ir asentándose escalonadamente a lo alto y ancho de sus faldas.

Un fantástico pueblo que ha utilizado la misma roca en la que se asienta para horadar en ella muchas de las construcciones que nos encontramos en su red de calles empinadas, formando uno de los conjuntos patrimoniales más curiosos y espectaculares de la Comunidad Valenciana.

PobladuraFCG / ISTOCK

Un legado que invita a refugiarse sobre sus cimientos de piedra en los días más fríos de la época invernal, aunque de una u otra manera sentirás la calidez de estas tierras, pues la población es famosa por la fabricación de mantas, un oficio que ya cuenta con una larga tradición en Bocairent, acogiendo incluso el título de Real Fábrica de Paños en 1587, otorgado por Felipe II.  

Aunque los orígenes de estos asentamientos en la zona se sitúan en la época de los íberos, gran parte del núcleo antiguo de la localidad presenta un trazado procedente de la dominación musulmana. Algo que notarás en el intrincado trazado de calles de formas irregulares de la parte alta del cerro, donde las fuertes y, en ocasiones, escalonadas subidas, así como los callejones, harán que te recuerden ese pasado ligado al mundo islámico.

Lo que sí que podemos afirmar es que, a pesar del esfuerzo de la subida por los fuertes desniveles, perderse por esta barriada medieval, declarada Conjunto Histórico Artístico, supone una experiencia que te conquistará.

Vicent Muñoz

Justo en lo más alto del cerro alcanzamos a ver la figura de la Iglesia Parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, construida sobre un antiguo castillo árabe y consagrada en 1516, cuyo interior representa un magnífico ejemplo de los diferentes estilos artísticos valencianos y su evolución a lo largo de los siglos.

No dejes escapar tampoco la oportunidad de toparte con alguna de las bellas y vetustas fuentes que se hallan dispersas por las travesías de esta parte antigua, antes de visitar alguno de los muchos atractivos que nos ofrece la villa. Uno de ellos es la insólita Plaza de toros, inaugurada en 1843, que además de ser el coso más antiguo de toda la Comunidad Valenciana, cuenta con la singularidad de que está prácticamente entero excavado en la roca.  

J. Bernat Bacete

Otro de los lugares de interés que llama especialmente la atención de quien lo visite es el Monasterio rupestre, un pequeño convento excavado bajo tierra que data de 1556, y sobre el que se edificaron posteriormente otras construcciones religiosas. El acceder a su interior y admirar el tallado de la roca viva no te dejará indiferente.

alesc.com

Fuera ya del recinto que delimita la parte vieja, otro punto destacado es el sobresaliente Pozo de nieve de Sant Blais (San Blas) y su museo, otro lugar para bucear en un mundo de roca, siendo uno de los mejores ejemplos de este tipo de obras de ingeniería que sacaban rendimiento de la acumulación de la nieve para usarla como sistema de refrigeración natural. Toda una actividad ligada al aprovechamiento del frío que floreció en esta zona de La Sierra de Mariola entre los siglos XVII y XIX, y que significan en la actualidad monumentales muestras de la arquitectura de aquellos momentos.

Juan Sanz

Saliendo del pueblo propiamente dicho, cerca del Pozo de nieve de Sant Blais, se encuentra uno de los sitios más asombrosos y peculiares de todo Bocairent, cita ineludible en cualquier recorrido por este municipio. Se trata de las Covettes dels Moros (Cuevas de Los Moros), un grupo de cámaras excavadas en una imponente y enorme pared de roca con unos 50 orificios a modo de ventana, muy posiblemente utilizado para el almacenaje del grano en el momento de su creación, y que forman un conjunto de niveles a los que se puede acceder permitiendo vivir la experiencia de sentirse en el mismo corazón de la montaña. 

Juan Sanz

Volviendo sobre nuestros pasos hacia el casco urbano y siguiendo el camino que sale del pueblo, llamado del Santísimo Cristo, una manera muy recomendable de finalizar la visita a esta hermosa localidad es la ascensión a la Ermita del Santo Cristo. Una vía  empedrada que comienza atravesando el puente gótico, y que asciende hasta lo alto de una colina desde la que disfrutar de unas formidables vistas de todo el entorno y de la particular estampa sobre el cerro de Bocairent.