Una experiencia única entre bisontes... ¡en Palencia!

Bisonbonasus es una de las reservas del mamífero de mayor tamaño de Europa

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: ysbrandcosijn / ISTOCK

El bisonte europeo (Bison bonasus) es el mamífero terrestre de mayor tamaño que podemos encontrar en nuestras fronteras continentales. Un coloso que puede llegar a alcanzar una tonelada de peso y dos metros de altura. El animal emblemático de las inmensas praderas estadounidenses que tanto asociamos a la imagen de las grandes manadas del oeste americano, es también una especie que podemos encontrar viviendo entre nosotros.

ViliamM / ISTOCK

Sin embargo, el exterminio en el pasado de sus poblaciones a lo largo del continente ha hecho que peligre su supervivencia, llegando hasta nuestros días con la sombra acechante del peligro de extinción. Afortunadamente, algunas reservas repartidas por Europa dan la oportunidad a este majestuoso animal de mantenerse en estado de semilibertad, junto con algunas escasas poblaciones salvajes que habitan en Polonia y Bielorrusia.

Una de esas reservas, donde poder además contemplar estos animales, se encuentra más cerca de lo que creemos. La montaña palentina esconde un rincón donde se protegen estos bisontes, permitiéndonos vivir una experiencia junto a ellos realmente fascinante.

JMrocek / ISTOCK

La reserva y centro de interpretación del bisonte europeo BisonBonasus

El municipio de San Cebrián de Mudá, situado al norte de la provincia de Palencia, es el lugar donde se asienta la reserva del bisonte europeo BisonBonasus, en el valle de Mudá y junto al límite oriental del bellísimo Parque natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina. Sus veinte hectáreas de superficie de lomas de pastos y robledal sirven de hábitat para varios ejemplares de bisonte europeo que conviven en armonía con varios caballos de especies que compartían en el pasado las praderas con este animal, el Przewalski o caballo salvaje mongol y el caballo Losino.

poliki / ISTOCK

Unos de los parajes menos transitados del norte de la región de Castilla y León, que nos brinda la oportunidad de conocer en profundidad esta grandiosa especie que ha estado a punto de extinguirse. Tres puntos de observación ayudan a la localización y contemplación de unos ejemplares que viven en semilibertad, en un intento por su conservación y recuperación.

Gracias al centro de interpretación con que cuenta la reserva podremos sumergirnos en el conocimiento del bisonte europeo como paso previo a la visita guiada por la finca, que puede ser llevada a cabo mediante varias modalidades según las necesidades y las preferencias de quien se acerque a vivir esta excitante experiencia en la Naturaleza.

Una animal impresionante que está en peligro de extinción

imv / ISTOCK

El bisonte europeo ocupaba en el pasado gran parte del territorio continental, abarcando de manera natural desde la península ibérica hasta Rusia, pero la destrucción de su hábitat y, sobre todo, su exterminio, redujo las poblaciones hasta casi acabar con la especie. El programa que se puso en marcha a escala mundial para su recuperación parte del problema de origen de la escasa variedad genética con la que se cuenta, que tiene su base en unos pocos ejemplares de principios del siglo XX.

Gracias al esfuerzo continuado desde entonces, hoy en día existen varios miles de ejemplares repartidos por varios países europeos, gran parte de ellos en el este del continente, con Polonia liderando este largo proceso de reintroducción del bisonte en este lado del mundo.

Film Studio Aves / ISTOCK

En España se está haciendo un gran esfuerzo por su reproducción, destacando las reservas de Bisonbonasus en Palencia y la de Paleolítico Vivo, en Burgos, así como la reciente introducción, en los últimos años, de un buen número de ejemplares en la provincia de Segovia,  con varias fincas dedicadas a este fin – la finca La Perla, en Cubillo, también es visitable, como ocurre en los casos de Palencia y Burgos -.

Un programa que lleva desarrollándose casi una década en nuestro país con la esperanza de volver a disfrutar de una especie emblemática que convivió con nosotros durante mucho tiempo y que espera devolver al bisonte europeo a sus épocas de mayor esplendor.