Bibliotecas de la República Checa

Hay quien dice que las mejores del mundo se ubican aquí. No sabemos si es cierto, pero lo que sí lo es, es que tienen una belleza innegable.

VIAJAR
 | 
Foto: www.czechtourism.com

Son muchos los que viajan hasta la República Checa, no solo con el objetivo de visitar sus monumentos más emblematicos (Puente Carlos, Castillo de Praga...), sino también con la intención de conocer más acerca de su legado cultural y literario. Y es que más allá de lo extraño que pueda parecer a primera vista, sus bibliotecas se han convertido en un atractivo turístico más del país. Son centenarias, están cargadas de historia y poseen impresionantes obras de arte en su interior. Concretamente hay una por cada 1.970 habitantes, es decir cuatro veces más que la media de Europa y diez veces más que la media norteamericana.

El origen de la eclosión del patrimonio bibliotecario checo, que ha llevado al país a formar parte de la mayoria de rankings europeos de bibliotecas, radica en una ley que fue aprobada en 1919 y que obligababa a todas las ciudades y pueblos a contar con su propio lugar de lectura. A continuación, os invitamos a realizar un recorrido a través de las cinco mejores y más conmovedoras bibliotecas del país ¡Toma nota!

Clementinum, una de las más bonitas del mundo

El Clementinun de Praga (o Klementinum en checo) es una de las visitas impresdindibles en la ciudad. Gran parte de la culpa la tiene su magnifica biblioteca barroca, donde te sientes transportado en el tiempo. Inaugurada en 1799 está decorada con frescos de Jan Hiebl y supera los 20.000 ejemplares, mayoritariamente libros de teología escritos en distintos idiomas.

www.prague.eu

Strahov, la guardiana del códice más antiguo

La Biblioteca de Strahoh, ubicada en el interior del monasterio homónimo, data del 1143 y es una de las más valiosas y mejor conservadas del país.  Cuenta con dos impresionantes salas: la Sala Teológica Barroca y la Sala Filosófica clasicista. En ellas se conservan cerca de 200.000 manuscritos de la Edad Media, ilustraciones y globos terráqueos. Su pieza más antigua es el Evangelio de Strahov, un escrito del año 860.

www.czechtourism.com

Kromeriz, encuadernaciones de lujo

Uno de los rincones más visitados del Palacio Arzobispal de Kromeriz, inscrito en la lista de monumentos protegidos por la UNESCO en 1998, es su biblioteca. En la actualidad alberga más de 25.000 ejemplares, la gran mayoria forrados con piel blanca y títulos dorados. Entre ellos destaca el Sacramento de Kromeriz, uno de los libros litúrgicos más antiguos del país.

www.czechtourism.com

Teplá, el primer Nuevo Testamento traducido al alemám

El monasterio de Teplá, fundado a finales del siglo XII, posee una de las mejores bibliotecas de toda Europa. Cuenta con 540 incunables y 11.149 obras manuscritas, entre las que destacan 45 códigos medievales y un ejemplar único: el Código de Teplá, que data del año 1400 y constituye la primera traducción del Nuevo Testamento al alemán.

www.czechtourism.com

Broumov, ejemplares de 20 kilos

El monasterio de Broumov, actualmente transformado en museo, es uno de los impresindibles en un viaje a la República Checa. Su biblioteca, compuesta por 17.000 ejemplares, posee  curiosos volúmenes del Viejo Testamento en 7 idiomas, cada uno de los cuáles pesa más de 20 kilos. Además en un paseo por el interior del recinto, los visitantes podrán observar un globo terráqueo de 1712 en el que todavía no aparece Australia, puesto que en esa época aún no se sabía de su existencia.

www.czechtourism.com