Bel-Air, el desconocido barrio de París que está dando mucho que hablar

El principal barrio del «Central Park parisino» ofrece lugares sorprendentes, espacios nudistas y mucho más…

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: DrMonochrome / ISTOCK

Bel-Air nos puede recordar inmediatamente al exclusivo barrio de Los Ángeles, en Estados Unidos y, sin embargo, mucho más cerca, en el país vecino, encontramos otro barrio con el mismo nombre en el corazón de la capital francesa. Situado al sureste del centro de París, el barrio de Bel-Air sorprende a propios y a extraños por la gran cantidad de lugares emblemáticos que atesora y por la animada vida que se desarrolla en sus límites urbanos.

borchee / ISTOCK

Una zona no tan conocida de la encantadora ciudad francesa, fácilmente accesible y no muy alejada de los típicos circuitos turísticos de la capital, que está atrayendo en los últimos tiempos muchas miradas como nuevo polo de visita y esparcimiento.

Un barrio marcado por la Exposición colonial de 1931 y el Bosque de Vincennes

Tras el primer cuarto del siglo XX, Francia se encontraba en un contexto mundial que conllevó determinados movimientos geoestratégicos que fueron significativos en su realidad colonial. Fruto de esa parte de su historia, a comienzos de los años 30 París acogió una Exposición colonial para la que se construyó un edificio que diera a conocer al público esos territorios externos a sus fronteras europeas, albergando el Museo Nacional de las Artes de África y Oceanía o también llamado Museo de las Colonias y la Francia Exterior.

Turismo de Francia

Este edificio, denominado «Palacio de la Puerta Dorada», acoge actualmente en el barrio de Bel-Air la Ciudad Nacional de la Historia de la Inmigración, así como un acuario que, en origen, se creó para la Exposición de 1931 con el fin de mostrar a la población la fauna acuática de las colonias. Junto al palacio, hacia el sur se extendían los terrenos en los que se levantó la Exposición colonial, ocupando parte de la superficie del histórico Bosque de Vincennes, el espacio verde más grande de París hoy en día.

Turismo de Francia

El Bosque de Vincennes, toda una referencia parisina 

Extendiéndose a lo largo de cinco kilómetros de ancho y unos tres de norte a sur, sus 995 hectáreas representan un vasto espacio que se ha convertido en uno de los pulmones de la capital francesa junto al Bosque de Boulogne, situado al oeste de la ciudad. Este enorme bosque urbano – tres veces más grande que el Central Park de Nueva York -, cuenta con una historia, un patrimonio y entorno natural que han hecho de él una auténtica referencia en el ambiente parisino.

StephaneDebove / ISTOCK

Compartido por los barrios de Bel-Air y Picpus, el Bosque de Vincennes cuenta con una larga historia que se remonta mil años atrás, momento en el que comienza a utilizarse como lugar de caza y uso personal de los reyes franceses de la época. Más tarde, durante la Revolución Francesa, se convierte en zona de entrenamiento militar para, posteriormente, durante el mandato de Napoleón III, pasar a ser un parque gigante dedicado al uso lúdico de la población de París, momento en el que se nutre de un buen número de edificios singulares e instalaciones que le dan su característica personalidad actual.

DrMonochrome / ISTOCK

Actualmente, este pintoresco espacio boscoso que acogió gran parte de las pruebas de los Juegos Olímpicos de París de 1900, cuenta con zonas ajardinadas, praderas, lagos y numerosas infraestructuras que ofrecen al visitante un sinfín de sorpresas. Una de ellas, ligada a la Exposición colonial de 1931, es el Parque Zoológico de París, que con más de 14 hectáreas desde su creación en aquellos años, supone hoy en día uno de los centros de estas características más visitados de todo el país. Su icónica «Gran Roca» de 65 metros de altura es todo un símbolo del Bosque de Vincennes debido a su sobresaliente figura.

hazel kot / ISTOCK

Un poco más al sur del zoo, al otro lado del gran lago de Daumesnil, se alza un recinto de 8000 metros cuadrados donde se situaban los pabellones de Camerún y Togo en la Exposición colonial; en su lugar podemos encontrar en la actualidad la Gran Pagoda y el templo tibetano de Kagyu-Dzong; un recinto dedicado al budismo en el que es posible toparse con la representación de Buda más alta de toda Europa, así como con importantes reliquias de esta doctrina filosófica.

París Info

Un poco más alejado de estos puntos y mientras nos topamos con una gran cantidad de instalaciones de ocio y deportivas, damos con otro de los focos de atracción de la parte del bosque perteneciente al barrio de Bel-Air. Nos referimos al Parque Floral de París, un bello jardín botánico con hermosas esculturas que no hay que perderse.

Turismo de Francia

Y, por último, en medio de todo ello, situado entre el centro ecuestre Bayard, la llanura de Faluère y el campo de cricket, encontramos uno de los rincones que más controversia han levantado en los últimos años, el Espacio Naturista de París, una amplia pradera rodeada de árboles que ha sido reservada para llevar a la práctica el nudismo en la capital parisina, siendo el único de los lugares de estas características que es posible encontrar en la ciudad. Un área que es un claro reflejo de la diversidad y el interés que despierta toda esta zona del Bosque de Vincennes perteneciente al sugestivo barrio de Bel-Air.