Barrio de las Salesas en Madrid

Tiendas atrevidas, firmas internacionales, restaurantes, panaderías con encanto... El barrio de las Salesas, entre Chueca y Recoletos, ha hecho de sus dos calles principales, Almirante y Piamonte, escaparates de las nuevas tendencias.

Alba Climent

Fue allá por los 70 cuandoJesús del Pozo decidió abrir su primera tienda para hombres justo en la misma calle que le vio nacer. En aquella época, Almirante era una vía poco concurrida en la que sólo él confiaba como posible filón para los negocios por motivos familiares. El diseñador, que hasta celebró su comunión en el cercano Café Gijón (Paseo de Recoletos, 21), escogió para esa anhelada tienda un local junto a la cestería Del Pozo, que regentaba su padre.
Éste bien podría ser el origen del área comercial más dinámica de Madrid, que extiende sus influencias por las calles de Bárbara de Braganza, Piamonte, Conde de Xiquena, hasta alcanzar la Plaza de las Salesas. Un sitio de moda para gente enamorada de la moda.

En esta zona alternativa, bohemia y desenfadada del barrio de Salamanca abundan las tiendas multimarca como Baccana (Almirante, 10), para comprar modelos made in Just Cavalli y Galliano; o Le Faubourg (Almirante, 8), lugar de culto para amantes del vintage. Espacio propio tienen la diseñadora Elisa Bracci (Bárbara de Braganza, 2), una ilustre de la Movida, Ion Fiz (Piamonte, 27) y dos de los grandes: Zadig Voltaire (mucho punto y camisetas con estilo en Almirante, 27) y Marc Jacobs (Marqués de la Ensenada, 2), que da más glamour al barrio en una tienda con grandes cristaleras.

Las firmas internacionales se mezclan con espacios en los que apetece siempre curiosear para buscar cosas distintas, como el de Elsa (Piamonte, 18), una francesa que apuesta por los complementos atrevidos; Mi Lolita Shoes and More (Almirante, 11) y Cristina Castañer (Almirante, 8), donde las estrellas son los zapatos; o Expresión Negra (Piamonte, 15), con todo tipo de cachivaches realizados con materiales reciclados e importados de Senegal. Más sofisticados son los proyectos de interiorismo que realizan en Mimomoss (Conde de Xiquena, 10,) o los objetos de decoración deHomes in Heaven (Almirante, 18).

Pero no sólo de moda vive el barrio. Los gourmets también tienen mesa reservada en restaurantes como El Bogavante de Almirante (Almirante, 11) o La Maison Blanche (Piamonte, 10), que cuenta con tienda de productos delicatessen para los que quieran organizar la comida en casa. Una comida en la que no deben faltar los dulces y panes de Cosmen Keiless (Plaza de las Salesas, 8), donde Kate, su propietaria, prepara con mimo, entre otras delicias, un espectacular bizcocho de zanahoria. Para el afterwork nos quedamos con el Bristol Bar (Almirante, 20), un local con sabor inglés donde se puede tomar el brunch, pedir el tradicional fish and chips o degustar su amplia carta de ginebras. Todo bajo la atenta mirada de la reina Victoria, cuyo retrato preside el lugar. La última cita, en busca del relax total, es en Toni 2 (Almirante, 9), un divertido piano-bar.

La nueva "milla del arte" en la capital
La Fundación Mapfre inauguró a finales de 2008 una sala de exposiciones en el Paseo de Recoletos, 23 -justo en la esquina con la calle Almirante- que se ha convertido en una de las más interesantes de Madrid. Su tienda es visita obligada: cuenta con una buena selección de libros de arte, agendas, juegos y curiosos objetos que pueden ser el mejor de los regalos.