Bardsey será la primera isla con 'energía azul' del planeta

El territorio apuesta por la energía mareomotriz: limpia, sostenible e inagotable

Beatriz Pérez
 | 
Foto: Cai Erith Williams / ISTOCK

La isla de Bardsey podría convertirse en la primera isla del mundo sustentada con ‘energía azul’. Este pequeño territorio, ubicado a 2 millas de la península de Llŷn, en Gales, trabaja en un proyecto energético para utilizar el agua entre la isla y el continente y así generar electricidad.

Cai Erith Williams / ISTOCK

La isla cuenta con tan solo cuatro residentes permanentes, aunque la población crece durante los meses de verano y viven de su propia agricultura y ganadería. Hasta ahora dependen del diesel como fuente de energía, pero muchas veces se ven obligados a usar velas y lámparas de gas.

Nova Innovation, la empresa que está detrás del proyecto, ha apostado por la energía mareomotriz, que aprovecha las mareas, las olas o los ríos. Por lo tanto, mediante la colocación de unas turbinas marinas ocultas bajo el océano se obtendría esa ‘energía azul’, totalmente limpia e inagotable.

TonyBaggett / ISTOCK

A pesar de su escasa población, desde marzo hasta octubre la isla ofrece excursiones de un día o incluso estancias semanales para todo aquel que quiera aventurarse a descubrirla. El principal atractivo de Bardsey es su vida salvaje, y es que se han registrado en la isla 310 especies de aves distintas, una colonia de más de 200 focas, así como diferentes especies de cangrejos, delfines y marsopas.

En la isla también destaca el Faro de Bardsey, el faro de torres cuadradas más alto del Reino Unido, con 30 metros de altura; el Observatorio de Aves para controlar la fauna de la isla, y edificios con una arquitectura de finales del siglo XIX.

tirc83 / ISTOCK

Aunque Bardsey también guarda una historia más mística y espiritual. La isla se ha convertido en un lugar de peregrinaje, y es que durante más de 1000 años hubo un gran número de monjes viviendo y orando en la isla. Incluso, se dice que 20.000 santos han sido enterrados en este territorio. Los visitantes podrán ver los restos de la abadía de los canónigos agustinos del siglo XIII, así como una capilla construida en 1875.