Barcelona

La ciudad condal cautiva a los niños con el parque Güell o el Tibidabo.

Rafael de Rojas

Barcelona es una ciudad acogedora para los niños. Su buena relación con los pequeños tiene en ocasiones décadas de refrendo, como es el caso de las Golondrinas, las barcas que recorren el puerto y ofrecen una vista única de la ciudad. Si quieren pasar una tarde en un recinto donde sea más fácil vigilarlos, los padres cuentan con ofertas faunísticas tan tentadoras como el Aquarium de Barcelona (www.aquariumbcn.com) o el Zoo (www.zoobarcelona.com). En el entorno, el Parc de la Ciutadella les sorprenderá con su cascada de agua, el mamut gigante, un lago con barcas o la posibilidad de alquilar una bicicleta. Sin duda, el Parque Güell es una buena opción para introducir a los niños en el arte contando con un marco divertido y abierto como principal aliado. Pero donde seguramente querrán ir es al Parque de Atracciones del Tibidabo (www.tibidabo.es). El espacio está situado en lo más alto de la montaña homónima, así que si los padres no son muy partidarios de las vertiginosas montañas rusas, al menos podrán consolarse con una de las mejores panorámicas de la Ciudad de los Prodigios.

Compañías: Vueling desde nueve ciudades (desde 20 e), Clickair desde cuatro (a partir de 20 €) y Air Berlin desde Palma (29 €). www.vueling.es, www.clickair.com y www.airberlin.es