Playas del Cantábrico para pasear en invierno

No es tiempo de baños, pero sí de admirar la belleza de alguna de las playas más bellas del Cantábrico. Asturias, Cantabria y País Vasco poseen algunas de las encantadoras playas del litoral norte. 

Carolina Oubernell
 | 
Foto: JulioConde / ISTOCK

Playa de ballota

viledevil / ISTOCK

Llanes, una de las localidades más pintorescas del litoral astuariano, está salpicada de playas maravillosas. Pero la más bella para ver cómo amanece o atardece el Cantábrico en invierno es Ballota. Es un arco de arena fina y dorada, entre dos acantilados siempre verdes, uno de los lugares más desconocidos y vírgenes del norte peninsular, solo accesible por una pista que el hombre ha abierto entre el monte.

El Silencio

Playa del Silencio

Es, con diferencia, una de las playas más bellas de España, un lugar que debería de permanecer en secreto, en soledad, en silencio… El Silencio, en la localidad asturiana de Cudillero, es un lugar salvaje e imposible. Solo cabe descender por un empinado camino empedrado en los últimos años. Un bosque de pinos rodea el paisaje de acantilados. Debajo espera un canto grueso en lugar de arena con roquedales y paisajes submarinos dignos de admiración.

San Lorenzo

herraez / ISTOCK

La gran playa urbana de España, una de las más animada y populares, símbolo de Gijón. San Lorenzo está flanqueada por montes y un acantilado donde se alza la ciudad histórica. Es una de las playas más frecuentadas del norte peninsular, posee un delicioso paseo desde donde contemplar la caída de la tarde y hay valientes que aún en estas fechas de enero no renuncian a su baño diario, la mejor forma, dicen, de garantizar su buena salud. 

Santoña

luzimag / ISTOCK

La localidad cántabra, famosa por sus anchoas y conservas, dueña de uno de los puertos más activos del Cantábrico, posee dos playas. Una de ellas asoma a su idílico paseo marítimo, por dentro de su bahía y al capricho de las mareas que suben y bajan a lo largo del día. La otra playa, pasado el faro de El Caballo, es Berria, junto al penal de El Dueso. Es una playa alargada, de arena color canela, asomada a la anchura del mar y sus imponentes olas.

Ea

JavierGil1000 / ISTOCK

Es una de las localidades más pintorescas de Vizcaya. Se llama Ea, como su río, y se asoma al Cantábrico entre dos grandes y altivos montes tapizados de bosque que dejan penetrar una lengua de arena dorada y las olas del Cantábrico. Las mareas hacen retroceder la playa o encajonarla hasta el caserío vasco. El pueblo es pequeño, está resumido en unas pocas calles, su río divide la localidad en dos partes, hay restaurantes tradicionales y hotelitos con encanto.