Bacalar y la Laguna de los Siete Colores: el secreto mejor guardado del Caribe

Donde el cielo y la tierra se confunden…

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: diegocardini / ISTOCK

La península de Yucatán esconde dentro de su territorio un lugar que es capaz de trasladarnos a un mundo que pareciera salido del más bello de los lienzos.

flusz / ISTOCK

Situado en el estado mexicano de Quintana Roo, que linda gran parte de sus fronteras con el mar Caribe, Bacalar es una pequeña población asentada en la ribera de una extensa laguna paradisíaca que es el icono e insignia de este municipio.

Bacalar, un antiguo poblado maya

Palmeras, tejados de carrizo, embarcaderos de postal y un plácido y relajado ambiente, son sólo algunas de las maneras de describir este increíble lugar próximo a la frontera de Belice.

CampPhoto / ISTOCK

Siendo una de las poblaciones más antiguas del estado de Quintana Roo, tras ser fundado un asentamiento por los mayas en el siglo V, la primitiva Sian K’an Bakhalal se fue convirtiendo en un punto clave en el comercio de la época prehispánica; un lugar de confluencias que siguió conservando su valor estratégico en los siglos XVII y XVIII con el continuo trasiego de piratas por estas orillas. 

CampPhoto / ISTOCK

El Fuerte de San Felipe, el vestigio de esos convulsos siglos que aún se mantiene en pie, es el más importante testigo de un periodo en el que, junto con la presencia de piratas en la zona, el gobernador de Yucatán tuvo que lidiar también con los intentos colonizadores por parte de los ingleses, motivo por el cual fue erigido este fuerte. Transformado en la actualidad en un museo que repasa la historia local, supuso un motivo más para la inclusión de Bacalar en el programa nacional de los Pueblos Mágicos, una denominación que reconoce a aquellas poblaciones que han llevado a cabo una decidida labor por la conservación y protección de su riqueza cultural.

CampPhoto / ISTOCK

Una riqueza cultural que se une, indiscutiblemente, a la espectacularidad del entorno natural de Bacalar, que se ve encarnada en la Laguna de los Siete Colores, una amplia zona en donde el color de las aguas y el cielo llegan a confundirse.

La Laguna de los Siete Colores, una maravilla natural

El propio nombre maya de la población de Bacalar, Sian K’an Bakhalal, nos deja atisbar la naturaleza de la inconfundible laguna que da personalidad a toda esta zona del sur de Yucatán. Sian K’an nos habla de «nacimiento del cielo» y, en efecto, pareciera que sus aguas se fundieran con el firmamento a través de sus tonalidades, tal y como indica la tradición popular, que ha venido identificando hasta siete colores diferentes en esta maravillosa laguna.

CampPhoto / ISTOCK

Un amplio sistema acuífero al que se unen otras lagunas colindantes y varios cenotes, entre los que destaca el Cenote Azul - uno de los más grandes de México, con sus 90 metros hasta el fondo y 300 metros de diámetro -, cuyas aguas cristalinas permiten la visión hasta los 30 metros de profundidad. 

Paulo Costa / ISTOCK

Un lugar perfecto para llevar a cabo actividades acuáticas como el buceo, al mismo tiempo que disfrutamos del sensacional entorno del parque natural que envuelve a toda la zona bajo un área protegida de especial riqueza en cuanto a variedad de especies.