La Australia que se nos va: cinco paraísos amenazados por las llamas

Hacemos un recorrido por el país oceánico para recordar algunos de sus destinos más bellos, hoy en serio peligro

Luis Meyer
 | 
Foto: VMJones / ISTOCK

Justo cuando se escriben estas líneas, el Gobierno australiano urge a los habitantes de grandes extensiones de Victoria a que abandonen sus casas, ante la posibilidad de que queden atrapados por los incendios forestales que asolan este estado desde antes de Navidad. Ya van 11 días de condiciones climáticas superlativas, y no parece que la situación vaya a mejorar: para este fin de semana se prevé que el termómetro supere una vez más los 40 grados con holgura, y muchas zonas rurales se verán azotadas por vientos de más de 90 kilómetros por hora. Los dos ingredientes letales para que el fuego se extienda más allá de lo humanamente controlable. Es la primera vez en la historia de Australia en la que se ha declarado en Victoria el “estado de desastre”. 

philips / ISTOCK

No es la única región del país sumida en este infierno ígneo. Su primer ministro, Scott Morrison, ha alertado este mismo viernes de que será un “día complicado” para los estados del este. En Nueva Gales del Sur aún permanecen activos 134 focos de incendio, casi la mitad sin control. Tal es la situación de acorralamiento para sus habitantes, que Morrison ha dispuesto varios barcos frente a sus costas, para evacuarlos desde las diferentes poblaciones del estado. 

Más de 20 personas fallecidas, y unos mil millones de animales muertos, que incluye a la mitad de la población de canguros del país, son parte del siniestro balance de una situación inédita para la que nadie vé todavía un final. Sí un origen: muchos científicos apuntan al cambio climático como una de las causas favorecedoras de los incendios que asuelan todo el país, que este año ha marcado temperaturas de récord. 

En la redacción de VIAJAR hemos elegido unos cuantos paraísos terrenales de Australia (uno de los países más bellos del mundo), seriamente amenazados por este drama. Confiamos en que vuelvan a recuperar el esplendor que siempre los caracterizó. Tal vez recordar su majestuosidad nos haga recapacitar sobre lo que nos podemos llegar a perder si las personas no tomamos medidas y hacemos todo lo que esté en nuestra mano para evitar episodios vitandos como este. 

Isla Canguro

Ondrej Machart

Ya se ha quemado más de un tercio de esta isla frente a la costa meridional australiana. Por más que 200 bomberos hacen todo lo posible por aplacar las llamas, en estos momentos siguen sin control. Casi la mitad está formada por reservas naturales protegidas debido a su rica fauna nativa, desde leones marinos a koalas. El  hotel ecológico Southern Ocean Lodge, en la costa oeste, no ha sobrevivido y ha cerrado de manera permanente. 

Montañas Azules

magann / ISTOCK

Las Blue Mountains albergan, posiblemente, algunos de los paisajes naturales más espectaculares del mundo. Sus frondosos bosques de eucaliptos, sus vertiginosos barrancos y sus cataratas conforman un escenario difícilmente comparable en otra parte del mundo. Situada en Nueva Gales del Sur, ya arden más de 64.000 hectáreas fuera de control, según el último reporte del NSW Rural Fire Service.

Parque Nacional de  Kosciuszko

ISTOCK

A casi 400 kilómetros al suroeste del Sídney (poca distancia, dada le extensión del país) alberga el monte más alto de Australia, del que toma el nombre, además de parajes exuberantes y un elevado valor en fauna y flora. Las autoridades ordenaron hace días su evacuación, incluido el Thredbo resort, en cuya página web puede leerse: “Cerrado hasta próximo aviso”. 

Mallacoota

lovleah / ISTOCK

Más de 4.000 personas han tenido que ser evacuadas de este idílico pueblo costero. Es destino muy frecuentado a lo largo del año no solo por quienes quieren contemplar la belleza de su enclave, sino también por apasionados de la navegación, la pesca, el surf, el senderismo y la ornitología, debido a la enorme riqueza en especies de aves, hoy fuertemente amenazadas. 

Región de East Gippsland 

tracielouise / ISTOCK

El área del noreste de Victoria, popular por sus pueblos costeros, viñedos y bodegas, ha sido de las más afectadas. El agua se ha despotabilizado en muchas poblaciones, y cuenta con varios focos de incendios sin control que están arrasando la extensa campiña que viste la zona. 

Son solo algunos ejemplos. Mantenemos la esperanza de que el país vuelva a brillar como acostumbra en un futuro. Que sea cuanto antes, depende en gran parte de la ayuda que podamos brindarle el resto del planeta.