¿Te atreves a atravesar el puente de Gaiola, la isla maldita de Italia?

Un bello y hechizante lugar de la costa napolitana de Posillipo

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Francesco Cantone / ISTOCK

Ese sueño del mar Tirreno llamado Capri a un lado del golfo de Nápoles y, al extremo contrario, el faro del cabo Miseno anunciándonos al frente la presencia de la isla de Nisida y las costas de Posillipo.

Allí, a tan solo un puñado de metros de tierra firme, nos espera otra isla, en este caso la diminuta porción de territorio italiano llamada Gaiola. Un pequeño tesoro, de largo pasado que, sin embargo, es una de las más peculiares y vistosas del país.

Isla de Gaiola
Vista del puente de piedra que une la isla de Gaiola  | lauradibiase / ISTOCK

Varios islotes y una maldición legendaria

El barrio napolitano de Posillipo es un rincón de esta parte de Italia cuya configuración sigue el trazado de la línea litoral que dibuja el cabo del que toma el nombre.

Frente a él, y antes de aproximarse al área de influencia de Coroglio, aparecen frente a la costa, bañados por el mar Tirreno, unos islotes cuya estampa no deja indiferente. Se trata de un conjunto dominado por dos prominentes rocas, conectadas entre sí por un asombroso puente de piedra, en forma de arco, que pareciera ser obra de la mano del ser humano.

Área protegida de Gaiola
Área protegida de Gaiola | lauradibiase / ISTOCK

En efecto, las teorías existentes no apuntan hacia un origen natural, sino hacia un efecto del tallado de la roca, pero el resultado no puede ser más fotogénico e impresionante.

Llegar hasta Gaiola no resulta complicado. Bien a nado, bien en embarcación, su proximidad a tierra firme no solo es una ventaja para observarlas de cerca, sino para tener una visión nítida desde la otra orilla, permitiéndonos disfrutar en primer plano de esta joya.

Isla de Gaiola
Uno de los islotes habitado y abandono y el otro desértico | lucamato / ISTOCK

En uno de los islotes, una villa nos habla de su largo pasado habitada, mientras que el otro extremo del puente de roca nos lleva hasta una superficie despoblada.

Sin embargo, la historia ha querido que este bello lugar no solo sea recordado por su belleza, sino también por la legendaria maldición que rodea el lugar. Una maldición que ha afectado a toda aquella persona que ha poseído, de alguna u otra forma, este punto del mapa que, según cuentan las crónicas, ya desde el siglo XIX se ha visto asolado por la desgracia.

Puerto y población de Marechiaro
Vista de Marechiaro | font83 / ISTOCK

Sea como fuere, más allá de la mezcla de los hechos y la sugestión, lo cierto es que nos encontramos en un sitio privilegiado emplazado a su vez en un entorno excepcional como es el Parque Sumergido de Gaiola.

Relax total: los 8 mejores balnearios de Extremadura

El Parque Sumergido de Gaiola

Un total de 42 hectáreas de mar rodeando estos islotes fueron constituidas en 2002 como el Parque Sumergido de Gaiola, coincidiendo con el extremo del cabo de Posillipo.

Villa del Parque Arqueológico de Pausilypon
Villa del Parque Arqueológico de Pausilypon | lucamato / ISTOCK

Entre el puerto de Marechiaro y la bahía de Trentaremi, esta pequeña pero relevante extensión cuenta con un valor enorme tanto desde el punto de vista ambiental como arqueológico y vulcanológico. Una combinación perfecta que nos da pistas sobre la categoría de este parque protegido.

En el lecho marino de esta área reposan tranquilos numerosos restos arqueológicos - muchos de ellos vestigios de la Villa Imperial de Pausilypon, del siglo I a.C. -, que quedaron sumergidos en su época debido a efectos relacionados con el vulcanismo local, muy comunes en el área vesubiana.

Bahía de Trentaremi
Bahía de Trentaremi | lucamato / ISTOCK

Por otro lado, las numerosas cavidades presentes a lo largo de la costa de Posillipo, de donde deriva el nombre “Gaiola” a partir de su forma dialéctica local, juegan un papel importante en la gran riqueza faunística de esta área marina protegida.

Una maravilla biológica y arqueológica que supone un paraíso para los amantes del submarinismo o el esnórquel, contando además con la fortuna de poder complementar esta experiencia con una visita al Parque Arqueológico de Pausilypon, situado junto a este sector marino, y que conforma junto con el Parque Sumergido de Gaiola una apuesta turístico-cultural de esta zona, contando con actividades como diversos itinerarios o eventos que aúnan el teatro, la música, la arqueología y la naturaleza.

Isla de Gaiola
Gaiola área protegida y abandono de la isla | lauradibiase / ISTOCK